sábado, 20 de septiembre de 2014

Norman Foster habla sobre su proyecto del nuevo aeropueto CDMX

Norman Foster habla sobre su proyecto del nuevo aeropueto CDMX

Detrás de una estética futurista trazada con impecable maestría se revelan edificaciones que apuestan por humanizar a los individuos a fin de que se conecten con su entorno. A continuación

El autor: Norman Foster, artífice británico cuyas creaciones lo colocan hoy como el arquitecto más admirado dentro del gremio mexicano.

Quien desde sus inicios adoptara la alta tecnología como el emblema que representaría su estilo, se puede jactar de acumular más de medio siglo de actividad ininterrumpida, siempre con el estandarte de que la arquitectura debe cuestionar su belleza y funcionalidad para poder reinventarse cada día.

Armado Caballero en 1990 por la Reina Isabel ll, Foster asegura que su arquitectura se define por el impulso de los principios de la sustentabilidad y por hacer más con menos.

Así, proyecciones como el Aeropuerto Internacional de Hong Kong, el Viaducto de Millau o el Metro de Bilbao abren la puerta a un enfoque global que busca contrarrestar los efectos de la era digital y romper cualquier tipo de barrera económica, social o ambiental.

¿Qué se siente ser el arquitecto más admirado dentro del gremio mexicano?

Encantado, es un gran honor.

¿Existe algún arquitecto mexicano que llame su atención?

Admiro a las grandes figuras de la arquitectura moderna, en particular el trabajo elegante y sensible con el medio ambiente de Luis Barragán. Sin embargo, estoy impresionado con la nueva generación de arquitectos mexicanos.

¿Por qué eligió a la arquitectura como profesión?

Nunca me propuse conscientemente ser arquitecto. Cuando era joven pasaba mi tiempo libre vagando alrededor de los edificios de Mánchester sin pensar que algún día sería arquitecto, sólo estaba atraído hacia ellos por el puro placer de la experiencia.

¿Qué define a su arquitectura?

La convicción de que la calidad del diseño afecta la calidad de nuestra vida. Es decir, un compromiso con los principios de la sostenibilidad, el rendimiento y el hacer más con menos. Es a través de la búsqueda de la belleza, del cuestionamiento, del desafío y de la innovación como logro reinventarla.

¿Cuál es el mayor desafío que ha enfrentado en su carrera?

La arquitectura siempre es una respuesta a las limitaciones. En la medida en la que los parámetros estén claramente definidos, el resultado final será mejor; sin embargo, la magnitud no depende del tamaño físico ni de la complejidad del proyecto, es decir, todos son igualmente importantes.

Actualmente, ¿cuáles deben ser las prioridades de la arquitectura?

Debido al vertiginoso aumento de una población cada vez más urbanizada, a la creciente demanda de energía y, por consiguiente, a la disminución de los recursos naturales, no sólo se deben proyectar soluciones inteligentes para las sociedades establecidas, sino también para las millones de personas que no tienen acceso a agua potable, electricidad ni servicios de salud.

Dadas las condiciones naturales y urbanas, la práctica de la arquitectura en México resulta compleja, ¿cómo este contexto reta al arquitecto?

La arquitectura es una respuesta a las restricciones. El crecimiento de la población, la demanda de vivienda, transporte y espacio público son problemas conectados. De ahí que al observar la sinergia entre estas necesidades exija desarrollar un enfoque integrado y global que maximice los beneficios económicos, sociales y ambientales.

Desde su perspectiva, ¿cuál es el potencial de proyectar en México?

Existen muchas ventajas de trabajar en México y, en particular, en la Ciudad de México. Su maravilloso clima, la cultura, el patrimonio arquitectónico, el paisaje y la geología hacen de esta urbe un lugar único para construir.

¿Hay algún proyecto que le falte por desarrollar?

Creo que un aeropuerto en el estuario del Támesis, como parte de una estrategia más amplia de infraestructura, sería la respuesta a la saturación de los aeropuertos en Gran Bretaña. También me gustaría abordar a gran escala los problemas de agua, energía y saneamiento en los barrios marginales que también existen en este País.

Para ello, en conjunto con la comunidad local desarrollaría un plan estratégico que elevara la calidad de la vivienda y el espacio público sin tener que recurrir a la destrucción masiva que muchas veces ocasionan las máquinas de construcción.


Arquitecto Lauredo

Nombre: Norman Foster
Lugar y año de nacimiento: Mánchester, Reino Unido, 1935
Estudios: Arquitectura,
Universidad de Mánchester
Despacho: Foster + Partners - Obra destacada: 1998 Aeropuerto Internacional de Hong Kong

2002 Ayuntamiento de Londres (Inglaterra)
2004 Torre 30 St. Mary Axe (Londres)
2007 Estadio Wembley (Londres)
2009 Torre Foster (Madrid)

Principales reconocimientos:
1990 Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe
1999 Premio Pritzker
2010 Premio Príncipe de Asturias de las Artes


El más admirado

Reforma realizó una encuesta entre 400 arquitectos de todo el País para conocer a los 10 arquitectos más admirados del mundo.

El estudio arrojó una selección de quienes en sus obras han sabido combinar el diseño con aspectos vanguardistas, escultóricos y de un lenguaje contemporáneo.

Norman Foster fue el artífice más nombrado en este ranking. El resto de la lista es complementada por talentos de distintas nacionalidades que han llevado su trazo a la cumbre de la arquitectura internacional.

Renzo Piano, Tadao Ando, Frank Gehry, Zaha Hadid, Santiago Calatrava, Peter Zumthor, Teodoro González de León, Richard Meier y Rem Koolhaas completan la lista.

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario