sábado, 19 de abril de 2014

Combinando arquitectura y natulareza

Combinando arquitectura y natulareza

Localizada en Guayllabamba, Ecuador, lugar de clima caliente y tierra fértil, la casa G1 es una composición de arquitectura y naturaleza. Un árbol de palto (aguacate) de 12 m es el personaje principal de este proyecto, “un centro generador de donde surge la arquitectura”, según el estudio Gabriel Rivera Arquitectos.

El terreno, de forma triangular y con un área de 5,054 m2, estaba poblado de árboles frutales. Ninguno se cortó. El palto se yergue en el punto más alto de la finca. Debido a su sombra, apenas hay vegetación a su alrededor y esa es la razón por lo que la vivienda ocupó ese espacio. Con una estructura de hormigón armado, la casa G1 se caracteriza por la claridad de su lenguaje arquitectónico. ç

En sentido longitudinal, un pasillo la divide en dos, separando los espacios “servidos” (dormitorios, sala, comedor, cocina), de los “servidores” (baños, closets, despensa, cuarto de maquinas). En sentido transversal, un eje transcurre desde el palto hasta el jardín interior tras pasar por el vestíbulo, dejando a un lado las áreas privadas y al otro las sociales.

Los espacios “servidos” recorren la fachada frontal. Protegida con persianas metálicas, se abre e integra en el jardín a través de una plataforma de madera. Módulos de 4,20 m permiten esta posibilidad.

Combinando arquitectura y natulareza

Combinando arquitectura y natulareza

Combinando arquitectura y natulareza

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario