lunes, 2 de diciembre de 2013

Casa de Mimbre

Casa de Mimbre

En la mayoría de los pequeños pueblos de los países industrializados es muy difícil encontrar artesanos que trabajen de un modo tradicional y sean capaces de desarrollar los métodos de trabajo como se han hecho durante años.

El estudio de arquitectura madrileño MYCC es el responsable de este proyecto de vivienda industrializada en Tragacete, sierra de Cuenca.

De algún modo, esta manera de producir se ha perdido para siempre. La idea romántica de una construcción realmente tradicional es simplemente naïve. Lo que se construye finalmente es una copia barata de casas que normalmente no tienen su origen en el sitio donde se construyen, sino en algo así como la aldea ideal de Juana de Arco o El Señor de los Anillos. Todo lo que se salga de ese patrón se convierte en algo demasiado costoso económicamente o simplemente imposible de ejecutar. Por eso, pareció acertado este sistema constructivo en fábrica.

La zona donde se encuentra esta vivienda ha sido durante muchos años muy rica en mimbre y disfrutaba de una prospera industria de derivados de este material. Cuando se cruza la región, una enorme cantidad de estas plantas crecen salvajemente y nadie se preocupa de recolectarlas para su aprovechamiento. En la actualidad ya no se hacen sillas o cestas de mimbre natural.

La idea de una casa de mimbre pareció un simpático homenaje a una industria que probablemente nunca volverá. Pero de nuevo era una idea demasiado romántica, abstracta e inviable económicamente. Por tanto, otro tipo de sistema constructivo debía introducirse para satisfacer los deseos de la propiedad y de los arquitectos. La razón para elegir un sistema modular prefabricado era que la vivienda que tenía en mente no era posible que la levantaran los constructores locales, un volumen compacto y sencillo, con una escala acorde con el entorno, con un uso de fines de semana y vacaciones que hará una familia de la ciudad.

El lugar donde se asienta está muy bien orientado a sur y a este en la parte alta de la trama urbana, con agradables vistas por encima de los tejados y disfruta de espacio libre para una terraza exterior. El salón comedor precisa de más metros cúbicos y por tanto crece sobre la mesa que es el centro de reunión de la vivienda. Por tanto, la parte superior también se modifica y uno de los espacios se convierte en un salón abierto para los jóvenes que ocuparán la primera planta. La imagen exterior se modifica y la fachada principal ofrece al volumen una vista singular, aunque a la vez más bien tranquila y sin pretender ser agresiva.

Únicamente se han empleado ocho módulos de 18 metros cuadrados (seis por tres) y una pequeña pieza para la parte alta. La distribución sigue un modesto diagrama donde cada modulo tiene su función. La planta baja contiene el dormitorio principal con baño, un módulo funcional de escalera, instalaciones y lavandería, y el espacio abierto dedicado a salón, comedor y cocina.

En el piso superior se encuentran dos dormitorios en los extremos, de nuevo el espacio funcional de escalera más baño, y la estancia elevada que tiene un uso abierto y relativamente difuso e indefinido. La imagen de la casa se completa con grandes huecos cuadrados, todos orientados a sur y este. El esqueleto metálico se cubre con una fachada ventilada de alerce. Para reforzar el concepto abierto y vacacional de la vivienda, dos puertas correderas del mismo material se abren a la terraza exterior.

Casa de Mimbre

Casa de Mimbre

Casa de Mimbre

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario