domingo, 22 de septiembre de 2013

Casa de sentimientos

Casa de sentimientos

El estudio de Joan Puigcorbé, arraigado en Ripoll, Girona, diseñó la vivienda Altamira en Ciudad Colón, Costa Rica, donde la arquitectura se forjó como un lenguaje a través del cual se puede pronunciar “la armonía, la creatividad, la felicidad, la belleza, la poesía, la complejidad, la magia, la provocación y la cultura”.

Se trata de un viaje a través de una arquitectura bioclimática, que mira hacia el entorno inmediato, con múltiples posibilidades. “Un viaje a través de la materia y su ausencia. Un viaje a través de la luz, y sus variaciones. Un viaje a través de los sonidos y el silencio”.

Se establece una relación íntima con la topografía. Los diversos espacios se articulan entre patios de agua y vegetación, hasta que uno se acerca a la gran sala, que en un solo gesto se convierte en un gran porche, con una continuidad sin fisuras entre el interior y el exterior. Cada habitación tiene su propio espacio exterior y jardín privado, y se enlaza al mismo tiempo para abrir un camino común a través del paisaje.

La piscina actúa como bisagra entre el espacio construido y el jardín, con un horizonte visual que permite apreciar el valle del río Virilla, y más allá, los Tárcoles, hasta el golfo de Nicoya.

Casa de sentimientos

Casa de sentimientos

Casa de sentimientos

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario