miércoles, 8 de mayo de 2013

Remodelación de Herzog and de Meuron en Basilea

Remodelación de Herzog and de Meuron en Basilea

El estudio suizo proyectó un moderno salón de exposiciones en Basilea que plantea una reconversión urbana de su entorno.

La Messeplatz (Plaza de Exposiciones) en Basilea, norte de Suiza, fue intervenida para concentrar las actividades expositivas y liberar parcialmente la zona para otros usos en el marco de un plan de revitalización urbana más abarcativo.

El equipo de proyecto liderado por Jacques Herzog y Pierre de Meuron sustituyó el Hall 1 existente en el predio ferial por el Nuevo Hall de Exposiciones de Basilea, un modernísimo edificio que reemplaza y amplía el anterior. Pero la reconversión fue más abarcativa, plantea estrategias de uso y de apropiación del espacio público con el fin de revitalizar el barrio, facilitando la conectividad y fomentando la diversidad de actividades.

El nuevo complejo ferial se suma a un plan urbano donde se prevé el desarrollo de la zona que rodea a Kleinbasel (Pequeña Basilea) y cuyo objetivo es la recuperación de los espacios de exposición periféricas del Deutsche Bahn (Ferrocarriles Alemanes) para el área de viviendas, oficinas y pequeñas empresas, y al mismo tiempo mejorar la Messeplatz como un punto focal.

Actualmente, Basilea es sede de la más importante feria de joyería y relojería suiza. Y las salas de la Plaza de Exposiciones ya no cumplían los requisitos de las grandes exposiciones en términos de la altura del techo, espacio entre columnas o capacidad de carga del piso. También era importante que todos los salones estuvieran interconectados para asegurar la flexibilidad para diversos eventos, y con un amplio estacionamiento disponible.

La nueva nave tiene una extensión de tres plantas para la Sala 1 y, para proporcionar una conexión interior a todas las salas de exposiciones, se construyeron nuevos puentes sobre la Messeplatz, creando un espacio público cubierto que los proyectistas comparan con un vestíbulo de estación de tren. Como una clave arquitectónica y urbanística, el extremo sur de la plaza y está definido por una gran abertura circular que perfora la nave de exposiciones. Ese agujero escultural resignifica la calle de ingreso iluminando el paso peatonal y el acceso al predio.

Planeado para diversos usos y eventos que tendrán lugar durante y entre las exposiciones, ese nuevo espacio al aire libre cuenta con restaurantes y tiendas internacionales. Abierto en todo momento, pretende ser un punto focal en Clarastrasse (la principal calle comercial de la zona) y animar los alrededores de la Messeplatz. “Lo que antes era un rectángulo alargado que se encontraba con Clarastrasse sin un límite preciso, ahora es casi un cuadrado con una definición urbana más clara”, explican los proyectistas.

Herzog y de Meuron idearon un contenedor neutro: “ Las naves están animadas por los stands de los distintos expositores, los productos en exhibición y las multitudes de visitantes, la cuestión de una arquitectura para la sala de exposiciones no parece ser necesaria”, sostienen. Así, en el nuevo edificio la arquitectura es sólo perceptible en las zonas comunes y escaleras y sólo allí se transforma en una interfaz con el paisaje de la ciudad. El mejor ejemplo de esto es el patio circular en el pabellón 2.

“Las salas de exposiciones requieren muy pocas ventanas y cualquier acento en arquitectónico se considera como una restricción poco práctica respecto a la flexibilidad interior”, señalan los autores. Para evitar la monotonía repetitiva, Herzog y de Meuron dividieron el edificio en un basamento vidriado a la altura de la calle, bien conectado a la plaza y los ingresos. Por encima, los dos volúmenes de exhibición se compensan entre sí como entidades separadas. Cada uno se proyecta sobre la calle como una onda irregular. Así, desde cada punto de vista el volumen ofrece una percepción diferente.

Esa constante variación arquitectónica se consigue, paradójicamente, mediante la aplicación de un material homogéneo (tiras de aluminio) sobre toda la superficie exterior. “La fachada de bandas sinuosas articuladas modula de manera estratégica y reduce la escala de los grandes volúmenes de exhibición con su entorno. Esto no es simplemente un elemento decorativo, sino un medio práctico para regular la luz natural”, resumen los proyectistas.

Remodelación de Herzog and de Meuron en Basilea

Remodelación de Herzog and de Meuron en Basilea

Remodelación de Herzog and de Meuron en Basilea

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario