martes, 14 de agosto de 2012

Iglesia para vivir

Iglesia para vivir

El siguiente proyecto combina dos funciones muy distintas dentro de un mismo espacio. ¿Se habían imaginado alguna vez, poder vivir dentro una iglesia? Justamente esa, es la propuesta de la remodelación de este edificio.

El balcón del órgano se mantiene y se extiende en la forma de un elemento organizador, libre en el espacio. Este elemento define los diferentes espacios como el living, cocina y el estudio. Con la ubicación asimétrica de este elemento, se crea una nueva jerarquía espacial. Se mantiene este elemento y se le da formas abstractas, creando un contraste de éste con las formas originales y suaves de la capilla.

A pesar de su contribución al carácter oscuro de la iglesia, se decide mantener los vitrales. Por esta razón, la luz se integra al espacio desde el techo, ingresando luz difusa hacia el interior de la capilla. En su combinación con superficies totalmente blancas, el vidrio pintado sale a la luz. Ciertos elementos específicos que caracterizan el lugar, como las reliquias, se mantienen y son utilizados, generando un agradable campo de tensión que empieza a existir entre las antiguas y nuevas funciones de la capilla.

Debido a la falta de ventanas a la altura de los ojos, la capilla da una impresión de espacio cerrado. Debía hacerse un contacto con la ciudad. Para esto, se introduce una nueva, audaz y moderna versión abstracta del vitral en la fachada frontal.

Este frente de cristal es casi similar a una obra de Mondrian, y contiene referencias a los vitrales originales, que narran la historia religiosa de una manera más estética.

Iglesia para vivir

Iglesia para vivir

Iglesia para vivir

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario