sábado, 18 de agosto de 2012

Casas CLF

Casas CLF

El proyecto se localiza en un terreno a lo largo de una calle residencial de baja densidad en el barrio de “El Once”, aproximadamente a 400m del boulevard principal de Villa La Angostura.

A pesar de su céntrica ubicación aparente, hay un predominio de pequeñas casas unifamiliares aisladas e individuales no alineadas, lotes “urbanos” vacíos y grandes propiedades privadas. Además de estas características, se encontrará entre los escombros compactos de la calle, la ausencia de aceras, mobiliario urbano y puntos de luz y la gran profusión de árboles de la zona, que dan un carácter no estructurado y abierto.

Un cambio reciente en el reglamento se hizo para modificar esta situación. El objetivo es lograr una mayor densidad en la zona, sin intención de crear una sección de calle urbana, al fomentar la construcción de nuevas filas de casas. El cambio viene con un conjunto muy estricto de normas relativas en la elección de materiales, el uso de colores en la fachada y en los ángulos del techo.

La tarea consistió en diseñar y construir 3 unidades de viviendas en hilera, cada una en dos niveles. El programa consta de una sala, comedor, cocina, baño y cuarto de lavado en planta baja y dos habitaciones y un baño completo en el piso superior. Un patio es incorporado en cada una de las unidades para enriquecer las conexiones visuales y abrir la planta baja. También permite una solución para las alturas en el proyecto que satisfacen tanto el programa y las regulaciones. La decisión también es tomada al paso de que las unidades se liberen linealmente en uno de los lados del patio.

Estas operaciones garantizan una mayor iluminación natural y más homogénea en las unidades, y permite el impacto visual del proyecto y que su entorno inmediato sea minimizado. Indirectamente, una mayor privacidad en las expansiones del jardín se logra, y las visuales desde las salas se controlan. Volumétricamente el proyecto se articula para entenderse como una unidad. Los planos inclinados de los techos vinculan las unidades conjuntamente y los muros son entendidos como un resultado.

Uno de los desafíos presentados fue el construir todo el proyecto en madera, incluyendo la estructura, los cerramientos y terminados. A pesar de la profusión de la madera como un material en el sur de Argentina, la falta de conocimientos especializados y de una industria especializada estrecha sus usos a los elementos aislados estructurales, acabados interiores y exteriores, a menudo se presentan patologías causadas por su mala aplicación.

Un sistema integral usado en Noruega basado en las indicaciones y experiencia del “Norges Byggforskningsinstitutt” (Instituto de Investigación de la Construcción de Noruega), fue elegido para el proyecto. El sistema se ha adaptado a las condiciones climáticas (altas temperaturas, lluvia muy intensa, menor acumulación de nieve), las físicas (la necesidad de calcular las estructuras a prueba de sismos, diferentes tipos y calidades de madera) y las humanas (mano de obra no calificada, la necesidad de ensamblar un taller bajo construcción) que es la realidad de Argentina.

El sistema se basa en una estructura totalmente hecha de madera que extiende la fachada con sus acabados de madera. Entre las capas, una cámara contigua de cambio climático garantiza la constante ventilación de la madera, evitando que se pudra, prolongando exponencialmente su vida del proyecto y de los materiales. El sistema también asegura una capa continua y substancial de aislamiento, evitando cualquier puente térmico y proporciona alta comodidad interior y ahorro de energía.

Las ventanas se resuelven con doble acristalamiento. El calentamiento en el proyecto se resuelve con una combinación de un piso radiante y una salamandra de alto rendimiento ubicada estratégicamente.

La paleta de materiales y colores se reduce a un mínimo de negro, blanco, madera y metal. La fachada está hecha de ciprés pintada de negro y la separación de las planchas se basa en los módulos de la placa de metal que cubre el techo. Todos los muros interiores son blancos, los pisos son de granito negro en planta baja y de parquet de ciprés en planta alta. El resto del trabajo en madera está hecho de ciprés natural.

El objetivo fue el analizar y entender el potencial de este tipo de programa y las diferentes tipologías en cuanto a su colocación, apropiación de la tierra y resolución de la relación espacial que se establece entre las diferentes unidades.

El acercamiento a la materialización de los detalles del proyecto y de la adaptación de un sistema constructivo prestado en un lugar diferente, fue una consecuencia exclusiva de la voluntad de utilizar materiales locales. Para esta aplicación del sistema en el sitio se tuvo que ser cuidadosamente considerado para que fuera capaz de superar la abstracción de las intenciones dibujadas.

Casas CLF

Casas CLF

Casas CLF

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario