miércoles, 2 de mayo de 2012

Estados Unidos, tierra de espacios para la diversión y el conocimiento

Estados Unidos, tierra de espacios para la diversión y el conocimiento

Bien sabemos que Estados Unidos es un país conocido entre muchas otras cosas- por ser el país que contiene la mayor cantidad de parques de diversión en el mundo. Disney World (y todos sus derivados) Bush Gardens, Sea World, sólo por nombrar algunos.

Hoy nos encontramos frente a una nueva construcción que bastante tiene que ver con lo mencionado. Si bien no se trata de un parque de diversiones propiamente tal. Es algo muy similar - ya que como los ejemplos anteriores – relaciona la diversión con la educación.

El nuevo Museo de Ciencias de Miami (Florida, EU.), que sorprende por su revolucionario diseño, tendrá una clara orientación a la astronomía y la vida marina y será uno de los más innovadores de su tipo cuando se abra al público en 2015.

La excepcionalidad de este museo de 2 mil 300 hectáreas, cuya construcción comenzó hoy, radica tanto en su diseño y estructura, obra de la firma Grimshaw Architects, como en el proyecto, que contempla la creación de espacios temáticos y de ocio con tecnología innovadora y aplicación de energías renovables. El nuevo edificio se emplaza en el denominado Parque de los Museos, a orillas de la bahía de Cayo Vizcaíno, en el centro de la ciudad.

Según lo comentado por los mandantes del edificio se trata más que de un museo, de una “exhibición viva”. Posiblemente estamos ante uno de los museos más innovadores de su tipo en el mundo, - en términos de la mezcla tan especial de cosas- que ofrece: desde un acuario con capacidad para 2 mil 200 metros cúbicos de agua hasta un planetario de observación espacial con una cúpula de efecto 3D.

El sorprendente diseño del acuario uno de los grandes aciertos del nuevo museo, que lleva el nombre de Patricia y Philip Frost, una pareja de filántropos estadunidenses que ha donado 35 millones de dólares para su construcción, que tendrá un coste de unos 300 millones de dólares. El diseño del acuario responde al intento de plasmar el hábitat natural de los arrecifes coralinos de la costa de Florida y la importancia de la corriente principal del Golfo de México, a solo 40 kilómetros del litoral del estado.

La idea es que los rayos del sol penetren en el agua y envuelvan en luz a los peces que viven en el acuario, probablemente tiburones y atunes, comentó la también gerente general del museo. Otro de los planteamientos más innovadores de los arquitectos es dotar al edificio de un sistema de energía solar y eólica y utilizar hasta la presencia de los visitantes como fuente de energía, además de haber sido diseñado y posteriormente construido para resistir el impacto de huracanes de categoría mayor.

Estados Unidos, tierra de espacios para la diversión y el conocimiento

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario