miércoles, 25 de agosto de 2010

Toda la onda de Foster para impulsar el sur de Argentina

Toda la onda de Foster para impulsar el sur de Argentina

El proyecto ganador para la nueva sede corporativa del Banco Ciudad es una caja abierta y trasparente, cuyo techo avobedado promete ser un ancla visual en el cielo de Parque Patricios.

Ya está. La propuesta de Norman Foster ganó el concurso de proyecto y precio del nuevo edificio corporativo del Banco Ciudad. Un edificio monumental que levantará Criba SA en la manzana entre las calles Uspallata, Iguazú, Los patos y Atuel, en Parque de los Patricios, con proyecto de los estudios Foster & Partners, Berdichevsky – Cherny y Edgardo Minond. Así, la nueva sede cumplirá con las expectativas del Banco Ciudad: conseguir un edificio memorable y que genere un impacto similar al que produjo su Casa Matriz de Florida y Sarmiento, en 1968. Esta última, una obra vanguardista que marcó una época y que fue considerada como la marca prototípica de la entidad .

Pero, esta vez, el desafío fue mayor: la nueva sede debía impulsar el desarrollo urbano de Parque Patricios y también, contribuir a desterrar las tradicionales estructuras verticalistas típicas de un banco. Las autoridades del banco buscaban que su nueva sede adhierise a una filosofía basada en el trabajo interdisciplinario y en equipo. En base a estas premisas, el proyecto elegido (que recibió el máximo puntaje en su evaluación arquitectónica), plantea un edificio abierto y transparente , de fuerte presencia institucional, cuya cubierta ondulada se prolonga en voladizo hacia el parque. El jurado que evaluó las propuestas estuvo integrado por el presidente del banco, Dr. Federico Sturzenegger; y por cuatro arquitectos prestigiosos: María Teresa Egozcue, Pablo Katz, el español Francisco Mangado y Alberto Varas. Además de la idea ganadora, ellos escogieron otras 5 que, por su puntaje, quedaron en este orden: en 2° lugar fue, la idea de estudio Aisenson junto con AMG Obras Civiles SA. En 3° lugar, Richter Dahl Rocha con UTE Teximco SA – Bricons SAICFI. El 4° puesto fue para Hampton Rivoira con Petersen Thiele & Cruz SA. El 5°, para Urgell Penedo Urgel con Benito Roggio e Hijos SA. En 6° lugar quedó el proyecto de M/SG/S/S/S con Riva SAIIFA (según informaron fuentes del banco, optaron por no participar de esta nota).

La idea ganadora del 1° premio apuntó a construir un campus de oficinas . “La altura máxima permitida era de 21 metros y el Factor de Ocupación del Suelo era libre”, detalla el arquitecto Juan Bautista Frigerio, asociado de Foster + Partners. Así, el planteo fue hacer un edificio bajo y extendido, con sus zonas funcionales integradas por un sistema circulatorio. El bloque ocupa toda la manzana bajo un mismo techo y forma un volumen interior dentro del cual se crean áreas diferenciadas por vacíos y patios. Desde su imagen, el volumen alude a la memoria industrial del lugar en el que se emplaza. Es un prisma traslúcido con estructura de hormigón y una escala de edificio fabril con techo con bóvedas . “El barrio necesitaba una imagen fuerte, un ancla visual que asociara al edificio con el lugar”, dice Frigerio, y agrega que una cubierta plana no hubiese sido recordable. El bloque crea un paisaje urbano a escala del barrio y con fuerte relación con el parque: éste se integra al edificio y viceversa. Hacia el parque, la fachada norte es un gran plano de cristal de 100 m de longitud, protegido con la proyección de la cubierta en voladizo. Bajo éste se crea un megaespacio cívico semicubierto, una plaza de ingreso que adelanta el carácter institucional del edificio y que marca el acceso a un atrio interior de 4 niveles. Desde el atrio son visibles todos los espacios de trabajo y las circulaciones que los conectan. Tanto la plaza exterior como el atrio se comunican con el auditorio, emplazado en un nivel inferior (el de la calle Los Patos). Estos tres espacios componen un conjunto funcional que se complementa con el café, emplazado junto al atrio, en la planta de acceso. El nivel de entrada condensa las funciones sociales del edificio: los comedores, el club de empleados, la sucursal bancaria y el área de medicina del trabajo. Los tres niveles superiores son de oficinas. Los pisos 1 y 2 son de planta libre, mientras que en el tercer nivel se distribuyen oficinas, gerencias y el comedor de gerentes. Estos niveles se van aterrazando , retirándose hacia la calle Los Patos para priorizar hacia el frente la relación con el parque, a través del atrio.

La estructura del edificio será íntegramente de hormigón armado y se expresará, quedando a la vista, en todo momento. En el proyecto, las columnas se rigen por una grilla de 8 x 8 metros, eficaz para los estacionamientos, como así también para la modulación de 1.60 x 1.60 metros con la que se organizan las áreas libres de oficina. Las losas se plantean sin vigas y con capiteles corridos, cuya direccionalidad cualifica el espacio y ordena el armado de espacios de trabajo. La cubierta de “paraguas” asimétricos de hormigón, vinculados por vigas cada 8 metros, se apoya en columnas de un metro de diámetro, siguiendo una grilla de 16 x 24 metros. En las caras laterales, los núcleos de circulación rigidizan al edificio.
Con la estructura vista se logra eliminar el cielorraso suspendido. Así, la alimentación de aire es por piso flotante y la extracción de aire e iluminación se da a través de una bandeja suspendida. Los cielo rasos de hormigón visto se suavizan con una bóveda que, junto con el capitel corrido de la losa sin vigas, diseccionan las visuales hacia el atrio y el parque. Así, la masa térmica expuesta colabora con el enfriamiento del edificio. Al eliminarse los cielo rasos se logran espacios más altos , diáfanos y saludables que permiten mayor ingreso de luz natural. Las fachadas este y oeste se protegen con parasoles premoldeados de hormigón que guarecen del sol y limitan la ganancia de calor en el interior. En las zonas más profundas de las plantas, se abren patios que permiten la iluminación natural y la renovación del aire. Explica Frigerio que el proyecto alcanza la categoría LEED NC “Silver” por sus características sustentables y que, por una serie de puntos aún no contabilizados, sería probable que también alcance la categoría LEED NC “Gold”.

Si todo sale bien, la obra estará lista en 22 meses . Según detalló el presidente del Ciudad, Sturzenegger “Hay 4 meses para presentar la documentación y 18 meses de obra”. De ser así, en julio de 2012 podrá verse lista la idea ganadora y su planteo en el que predomina el pasaje de la luz y la visibilidad. Un lenguaje con el que busca expresar la idea de un espacio de trabajo integrado, contemporáneo y democrático.


Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario