lunes, 10 de mayo de 2010

Materialidad y contexto, en pequeña escala, Tadao Ando

Materialidad y contexto, en pequeña escala [Tadao Ando]

Representante de la tradición intermedia japonesa, Daigo Ishii concibe sus proyectos, generalmente viviendas unifamiliares, equilibrando tradición y nuevas tecnologías.

El problema de la tradición en la arquitectura contemporánea ocupa un lugar central en el trabajo de Daigo Ishii. Titular del estudio Future-scape desde 1999 y discípulo de Hiroshi Hara, Ishii es cabal representante de la generación intermedia japonesa. Graduado en 1983 en la Universidad de Waseda, desarrolla su práctica en pequeña escala: gran parte de su obra está compuesta por viviendas unifamiliares. Las casas de Ishii suelen mostrar las condiciones que le impone el proyecto, el tironeo que se produce entre las tradiciones constructivas y las nuevas tecnologías, entre el paisaje y la pieza arquitectónica.

En Tsumari, una pequeña aldea rural cerca de la ciudad de Nigata, en el borde de un bosque público de hayas, Daigo Ishii proyectó para el gobierno regional una cabaña de bajo costo para uso temporal de viajeros y visitantes. Al diseñar la "Cottage C", Ishii se ciñó a las características tipológicas de las casas de la aldea, sencillos volúmenes de madera cubiertos por techos con fuerte pendiente, apropiados para las intensas nevadas.
El clima riguroso y la sencillez de la tradición constructiva local fueron las líneas sobre las que trabajó Ishii al diseñar una gran caja negra, de madera teñida con tina china. Ishii proyectó el mayor volumen que le permitía el presupuesto y repitió los rasgos de las viejas casas de madera oscura que soportan, aisladas y sin mantenimientos especiales, los duros inviernos de Tsumari.
En una segunda estructura, colocó, alineadas y ocupando el menor espacio posible, las funciones domésticas básicas: cocinar, comer, bañarse y dormir. El resultado es un tubo de madera clara incrustado en el volumen indiferenciado de la caja negra. La intersección entre ambas estructuras, el tubo blanco y la caja negra, da como resultado lo que Ishii llama "el lugar inesperado de la cabaña". Sin embargo, el tubo se complica al ajustarlo a las restricciones de la caja; y el desajuste queda expuesto en la gran ventana que toma el ángulo y parte de dos muros de la caja, coincidente con el espacio intersectado de ambas estructuras.

La ventana, que enfoca e introduce en la cabaña las vistas del bosque de hayas, es por una parte la emergencia de la fricción entre dos estructuras, y por otra, es la mínima expresión que diferencia a la cabaña de las viejas casas de la aldea.
También en Nigata, pero en la ciudad, Ishii proyectó una casa, que si bien en apariencia se diferencia de la cabaña de Tsumari, en una visión más detallada muestra los rasgos familiares y las preocupaciones del proyecto de Ishii. La casa está situada en un terreno justo en el límite del tejido urbano, al borde de unos campos de cultivo de arroz.
De alguna manera, los sitios de Tsumari y de Nigata presentan aspectos comunes. Ambas casas están situadas en el deslinde entre dos paisajes diferenciados y de intenso valor visual.
Como en Tsumari, en Nigata Ishii plantea dos sistemas intersectados: un cuerpo chato, paralelo a la calle, que funciona como una plataforma de apoyo y tres volúmenes independizados que Ishii llama las "cabañas". La planta baja es un largo prisma de cristal que contiene el living, con la cocina en un extremo y el complejo baño japonés en el otro.
Por un lado, el living se abre a un jardín, separado de la calle por una pared metálica, y hacia el otro, al escenario de los campos de arroz. Las "cabañas" están diseñadas como piezas independientes abiertas por los cuatro lados, apoyadas en forma levemente desordenada sobre la cubierta del living. Las de los extremos contienen, al oeste, el dormitorio principal con un pequeño estudio, y al este, un segundo dormitorio. La "cabaña" del centro es una habitación para el goce del paisaje, una caja de madera perforada, barrida por el viento, que enmarca las vistas de la ciudad y de los campos de arroz.

Recursos expresivos

Un aspecto importante en el trabajo de Ishii es la experiencia con el material. Si en Tsumari aplica la diferenciación del color en el uso del material como expresión de la estrategia proyectual y reproduce las condiciones productivas tradicionales como vínculo con el paisaje de la aldea, en Nigata opta por una materialidad diferente. Hace estallar allí la simplicidad volumétrica del objeto arquitectónico, aplicando un espectro extenso de materiales. Utiliza madera en listones y en placas, oscura y clara, utiliza láminas de metal negro y revestimientos de acero plateado, espejos y pinturas de acabado reflectante.

Sin embargo, la pericia proyectual de Ishii le permite ensamblar esta exagerada muestra de materiales en ambientes no solo coherentes, sino también acogedores, que vienen a reflejar una tendencia del gusto japonés por la expresión densamente abigarrada del material y la textura.
Si bien gran parte de la arquitectura japonesa publicada muestra una ardua neutralización de marcas materiales o colores, desde Tadao Ando a Shigeru Ban, lo cierto es que un segmento importante de la cultura visual japonesa, incluyendo a la arquitectura, el cine, la gráfica y la comida, tiene una particular inclinación por la superabundancia de texturas y colores, de lo que la casa de Ishii en Nigata da cuenta. El trabajo de Ishii es interesante en tanto reflejo de la tensión entre racionalidad y subjetividad. En una primera aproximación parecería que una percepción lírica de los valores paisajísticos es anclada con una fuerte sistematización de la actividad proyectual.
Sin embargo, un acercamiento mayor muestra que la sistematización proyectual sería el resultado de decisiones altamente arbitrarias. Los aspectos contextuales, tanto los naturales como los culturales, vienen entonces a funcionar como los materiales desencadenantes de la arquitectura de Ishii, que serán estudiados, desajustados y vueltos a ajustar en una serie de operaciones de carácter racional, pero al mismo tiempo con una fuerte carga de arbitrariedad en su elección, conformando una arquitectura sugestiva, contemporánea e insertada en el complejo horizonte del Japón del siglo XXI.


Por arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario