miércoles, 19 de mayo de 2010

El Rococó

El Rococó
El Rococó

El rococó es al barroco lo que el manierismo fue al renacimiento: de la misma manera:

Enfatiza sus características y se integra a los paisajes.
Aprovecha los reflejos en agua y espejos
Favorece la ilusión que no permite definir límites claros entre las partes o entre el sueño y la realidad.

La palabra rococó es una combinación de "rocaille" (piedritas) y "coquille" (concha), elementos en los que se inspiran los primeros diseños.

Lo que llama la atención de los creadores es la forma irregular de los elementos naturales como las conchas, las piedras marinas y las formas vegetales.

Lo importante es la decoración, completamente libre y asimétrica, con líneas irregulares, onduladas, curvas en ritmos ligeros.

La decoración incluye estucos y rejas forjadas. Este aspecto hace del Rococó un arte íntimo, más de interior que de exterior.

El órgano de la iglesia de Roggenburg (1761) es un ejemplo del rococó. La simetría del conjunto se pierde a nivel de los detalles.

El rococó es más bien un arte civil que un arte religioso: los temas son preferentemente mundanos y palaciegos.

El Rococó

La elaboración del espacio Rococó Francés es clara y ordenada, prevalece sobre la exageración espacial del barroco italiano y español.

Acentúa el elemento lineal y da importancia a la simetría para lograr efectos más claros y delicados.

Desaparecen las grandes masas dinámicas del barroco, así como la tensión y violencia espectaculares.

Lo tormentoso del barroco se cambia por orden, armonía y claridad racional.

El Rococó en Francia

El Rococó nace en Francia, abarca de 1710 a 1760.

Inicia en París con Mansart y Lepautre, como una modalidad del barroco, como una variación hacia formas menos espectaculares, pero más íntimas, finas y precisas.

El barroco de Versalles, presentía el nacimiento del Rococó del Petit Trianon y la capilla de Versalles.

El ordenamiento claro y equilibrado de la composición del palacio.
La medida precisa y firme de los ritmos.
El moderado dinamismo de las masas.
El sentido tradicional de la proporción.

Jean Lepautre

El Pequeño Trianon, Jacques-Ange Gabriel en 1762

El Pequeño Trianon, construido por Jacques-Ange Gabriel en 1762, muestra sencillez y ligereza en sus líneas.

Se engarza en forma natural en los jardines que lo rodean.
Su interior combina curvas irregulares y rectas, dorados, rosas y otros tonos claros.
La luz es un aspecto importante de su decoración.
Sin embargo no es en Francia donde alcanza su máximo desarrollo, es Alemania.
El Rococó nace de la necesidad de restaurar algo de orden e intimidad que el Barroco ha perdido.

Versalles es el mejor ejemplo, no esta hecho para satisfacer las necesidades de la vida del rey, la corte y sus servidores, es sólo como marco y escenario para fiestas y ceremonias.

En sus salones, cámaras y antecámaras increíblemente amplias y suntuosas, resultaba prácticamente imposible dormir, comer, etc.

Versalles

El siglo XVIII reacciona en contra de la irracionalidad y crea espacios para satisfacer lógicamente las necesidades naturales del hombre.

Así surgen retiros o refugios como el Trianon donde el rey podría encontrar un lugar que la vida fuera más fácil, agradable e íntima.

Espacios más a la medida del rey como ser humano que como su figura del rey Sol de Francia.

La función de la Arquitectura era crear espacios a escala del hombre real y cotidiano.

La preocupación de la época es porque la arquitectura sea:

Práctica,
Construcciones claras y luminosas,
Producir efecto de unidad armónica,
Orientación adecuada y las vistas las mejores posibles.

Todo lo que contribuya a hacer más agradable la vida doméstica.

A pesar de ello el rococó no olvida el boato y la riqueza barroca.

Castillo de Vaux le Vicomte - Francia

Este castillo, uno de los más bellos de Francia. Construido de 1656 a 1661 por Louis Le Vau para Nicolás Fouquet, superintendente de finanzas de Mazarin. Los jardines dibujados por el joven Le Nôtre.
Inaugurado con gran pompa en presencia del Luis XIV, suscitó los celos del rey y contribuyó a la desgracia de su propietario, a su perpetuo encarcelamiento y confiscación de sus bienes.
Algunos consideran que inspiró Versalles, en respuesta a su magnificencia.

El brillo decorativo y el lujo son condiciones básicas para el estilo.

Aún los trajes de la aristocracia y de la alta burguesía responden a la riqueza del mundo en que viven.

El exterior de las construcciones es sencillo y modesto, comparado con el lujo de los interiores.

El estilo Rococó aparece en los interiores y en los muebles. No es un estilo sobrio o severo sino un estilo lleno de gracia y elegancia. Este estilo usa líneas curvas, formas ovales y asimétricas.

También usa temas mitológicos, florales y de jardín.

Usa pájaros juguetones.

Los colores dorado, azul, amarillo y rosado se usan con frecuencia.

Las siguientes imágenes muestran, el juego de curvas característico del rococó.

La primera es la biblioteca de Saint Gall (Suiza), de P. Thumb, notable por su decoración de madera.

Altar rococó en la iglesia de Wibligen (Alemania), con su pieta.

La decoración rocosa, en este caso es simétrica

El Arte Rococó en España
Arquitectura Rococó

Se inicia durante el reinado de Felipe V (1700-1746), favorecido por el churrigueresco, llevó al barroco al recargamiento ornamental. Fueron muy pocos los contactos que España mantuvo con el rococó europeo y especialmente con Francia y Alemania.

El ejemplo más temprano de arquitectura rococó es la portada de la catedral de Valencia, del alemán Conrad Rudolf. Dividida en tres cuerpos y remata con un frontón curvo, alterna el ritmo cóncavo en sus calles laterales con el ritmo convexo en la central.

La fachada del palacio del marqués de Dos Aguas, de Hipólito Rovira se compone de dos partes diferenciadas y separadas por el escudo del marqués. En la parte inferior, hay una alegoría de los dos ríos valencianos, el Turia y el Júcar, y en la superior, hay una hornacina con una escultura de la Virgen con el Niño. Una movida decoración de inspiración vegetal recorre la fachada.


La catedral de Cádiz, (1722) de Vicente Acero es la obra más representativa del rococó español. Acero sigue los esquemas renacentistas de la catedral de Granada de Diego de Siloé. La cabecera tiene una girola de planta circular y cubierta con una cúpula sobre tambor.

La fachada, flanqueada por dos torres octogonales, se organiza en tres calles. La central, rematada con un frontón triangular, es convexa y las laterales cóncavas.

También destaca el empleo del rococó en proyectos decorativos de los interiores de los palacios de la Familia Real, como en el Salón Gasparini del Palacio Real de Madrid.

Catedral de Murcia
Otro ejemplo, es la fachada de la catedral de Murcia, de Jaime Bort.

Rococó en Alemania
En Francia el Barroco y el Rococó se dan en un orden sucesivo.

En Alemania el Rococó se enlaza y sobrepone a la última etapa del Barroco.

Las construcciones de la época presentan un carácter mixto y es difícil definir su estilo.

Weltemburg, puede considerarse como uno de los extremos donde se mezclan el Barroco y el Rococó.

Barroca por:
Marcados contrastes y dinamismo del altar mayor.

Rococó por:
La precisión y claridad de los ritmos espaciales y decorativos, en el uso más generoso de la luz.

Otros ejemplos son:
La iglesia del convento de Zweifalten de Johann Michael Fischer y Michael Feichtmayr de Ottobeuren.
Los santuarios de Steinhausen y Weis de Dominicus y Johann Baptist Zimmermann

En Alemania y Austria el rococó en la arquitectura fue muy destacado.

Uno de los mejores ejem. es el

El arq. Balthasar Neumann hizó una decoración típica de la época: blanco, oro y tonos pastel.

La Arq. religiosa de monasterios e iglesias de peregrinaje, también permitirá el desarrollo del rococó alemán, siendo muy famoso el templo de Vierzehnleiligen (de los catorce santos), de Neumann.

Vierzenheiligen es aún más puro y definido de la Weisser Saal, ambas de Baltazar Neumann.

Son espacios de gran cohesión entre estructura y decoración, conjugándose todas las artes en un efecto total de continuidad (gesamkunstwerke).

Los espacios son concebidos como para la experiencia religiosa pública (función teatral) más que para la oración íntima.

Templo de Vierzehnleiligen (de los catorce santos), de Neumann.
NEUMANN (1744): Treppehaus, Residenz, Würzburg.

Alemania, dividida en pequeños estados, cada Soberano deseaba su palacio rococó, son los Bauherren (señores de la casa).

Se proyectan palacios con una gran escalera partida (imperial, stiegehaus o treppehaus, que simboliza la autoridad real), con hermosas balaustradas y un cielo raso sobre el que se extienden maravillosos ciclos pictóricos (como el de Tiepolo en Wurzburg)

Residencia de Wurzburgo. Sala Imperial, Balthasar Neumann,1720-52

Mientras la planta en forma de U, con el patio de honor, la seriedad externa y las habitaciones en hilera reflejan influencia de arquitectos franceses, la luminosidad de la sala imperial con grandes óculos en lo alto, definen el aire vienés tomado por Neumann.

Las estatuas pintadas de blanco y los frescos del techo ayudan más a esta impresión.

Las pinturas de la sala y la escalera, las encargó el obispo Greiffenklau al pintor italiano Tiépolo en 1753.

Bullet: Planta de la casa de Crozat (Paris), 1702.

Palacio de Weissenstein (Pommersfelden) Autor:Dientzenhofer, 1711-18

Miembro de importante familia de arquitectos que trabajaron en Bohemia y Franconia, estaba también familiarizado con el barroco romano.

El palacio construido para Lothar Franz von Schörtborn, es de imponentes dimensiones que sorprenden más si pensamos que no era la residencia principal.

Estos aires de grandeza caracterizan las construcciones palaciegas de los príncipes alemanes.

En su distribución interior destaca la escalera que ocupa toda la altura del pabellón central, el gran salón de mármol, recorrido por columnas sobre altos pedestales y una sala baja en donde intenta dar sensación de ligereza con decoración que imita la naturaleza.

Karlskirche (Iglesia de San Carlos Borromeo) J. B. Fischer von Erlach 1716-37

La Arquitectura alude a Sta. Sofía en Estambul.

Así como las clásicas columnas triunfales (estas de Trajano y Marco Aurelio en Roma) a cada lado de la entrada.

POPPELMANN (1711): Zwinger.
ZIMMERMANN (1745): Púlpito de la Iglesia de Wies, madera y estuco
FISCHER (1736): Capitel del templo de Ottobeuren, Alemania, estuco.


Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario