martes, 18 de mayo de 2010

El Barroco en México

El Barroco en México
El Barroco en México

Arquitectura Religiosa

Primitivos conquistadores han muerto, descendientes casados en México incluso con indias.

Diferencia entre grupos étnico Español y Criollo.

Sociedad eminentemente de aristocracia de dinero, que ostentaba como única nobleza descender de los conquistadores o el realizar mayores obras pías o de caridad que se pudiera.

En épocas anteriores los templos y conventos, aun las catedrales eran edificados con patrimonio de la corona. En esta época son los potentados los que contribuyen al auge de la Arquitectura religiosa.

Los hombres piensan que la salvación de sus almas la tendrán si conceden grandes donativos para edificar templos y conventos.

Se inicia la secularización de las parroquias o sea que los frailes pierden la administración parroquial y los clerigos van siendo los encargados de organizar esto.

Obispos encargados de Iglesia.

Estilos tienen una renovación total de criterios, nuevo estilo el Barroco.

El Barroco en México se mueve dentro de tendencias peculiares, propias. Puede derivarse del Barroco europeo pero su desarrollo es muy peculiar.

Arquitectura Conventual

El arte monástico no aparece tan uniforme como en el siglo XVI.

Como los monasterios eran construidos por iniciativa privada, a expensas de una persona, no era posible marcar unas reglas definidas como cuando la corona sufragaba los gastos.

Así se inicia la construcción de Conventos de Monjas que es más o menos uniforme y llega a constituir una categoría arquitectónica.

Monasterios no presentan uniformidad, construidos en casas cedidas por los patronos, se tenían que adaptar, además debían estar dentro de las poblaciones.

Templo debía ser público, pero la clausura del convento privada.

Debía servir tanto al pueblo como a las monjas.

Solución: Templo una sola nave, eje paralelo a vía pública, se logra iluminación perfecta y libre acceso a los fieles sin molestar a las monjas del monasterio.

Se desarrolla ampliamente el coro.

El coro se divide de la nave del templo por una reja, a los lados dos ventanillas Cratículas, permiten recibir la comunión sin que el Sacerdote entre a la clausura, el coro alto reja más sencilla, pero también cubierta por mampara.

Iglesia techada de bóveda de cañón o de arista, muchas veces no existe crucero o de brazos pequeñísimos, pero siempre una cúpula y a los pies del templo una torre.

Dos portadas comunican al exterior.

Parroquias

Casi raya en la monotonía.

Iglesia de planta de cruz latina, vigoroso crucero con cúpula con o si tambor, a los pies portada con dos torres.

Al lado de templo otra portada.

En los huecos que forman los brazos y el cabo de la cruz esta la sacristía, las oficinas parroquiales, el bautisterio y capillas.

La parroquia persiste de esta forma durante todo el siglo XVIII.

Las Grandes Catedrales


Casi todas si no llegan a su conclusión perfecta si a presentar utilidad para el servicio religioso y en consecuencia a ser dedicadas.

CATEDRAL DE MÉXICO:

Fue dedicada por última vez en 1667. Intervienen varios arquitectos.

La Catedral se concluyó de acuerdo el plan que se había definido a principios del siglo XVII.

Se varía el sistema de construcción y desde la capilla de San Isidro Labrador se desplantaron bóvedas de arista construidas con tezontle, en lugar de las viejas bóvedas nervadas que se trabajaban desde el siglo XVI.

Las portadas se edifican ya de estilo Barroco así como los altares y el coro.

La Iglesia queda con la base de una de sus torres.

CATEDRAL METROPOLITANA DE MÉXICO

Considerado el Primer Monumento Religioso de América, constriuda durante 218 años por 16 arquitectos en una plancha de cemento cimentada por 22 mil estacas de madera, que han resistido sismos, incendios y hundimientos más de 400 años.

Construido sobre un centro ceremonial Mexica por el arq. español Claudio de Arciniega, su proyecto fue respetado por los15 arquitectos siguientes. Luego de la conquista levantan una catedral provisional sobre parte del atrio y Zócalo, demolida en 1626. En 1573 inicia la obra literalmente sobre fango. Se soluciona copiando el modelo Mexica y hacen una plancha de cascajo y piedra sobre estacas de madera a 60 cm. distancia cada una.

En los primeros 100 años la obra se hundió 75 cm., que indica la lucha del templo por mantenerse en pie. Actualmente hay una diferencia de 1.40 m.

Del modelo original lo único que no se hizo fueron dos torres en la calle de Guatemala. Lo primero que se concluyó fue el Altar de los Reyes, terminado por el arq. Gerónimo de Balvás, hecho de madera tallada, con imágenes de santas y santos que fueron reyes y reinas; el Retablo está cubierto con hojas de oro y tiene 27.5 metros de altura, fue la primer muestra churrigueresca combinada con barroco.

En 1667 se completó el techo. La cúpula la concluyó el arq. catalán Manuel Tolsá.

Pegado a la Catedral esta el Sagrario (1740), ya que por motivos religiosos faltaba una iglesia que realizara las labores que cada templo tiene obligación.

A los costados del templo hay siete capillas, separadas por muros de 2.80 m. de espesor, lo que ha servido como contrapeso en los temblores. Esta construcción tiene un peso de 127 mil toneladas.

Uno de los dos órganos es de España, en 1688 el Venerable Cabildo de la Cd. de México se lo solicitó al Rey Felipe IV, mismo que llegó a nuestro país en 1693, 40 años más tarde fue estrenado oficialmente el órgano mexicano realizado por José Nazarte.

La reja que da al Coro fue fabricada en 1722 en Macao, China diseñada del pintor mexicano Nicolás Rodríguez Juárez, se colocó el 10 de marzo de 1730. El Facistol, que es una especie de atril gigantesco en el que se colocaban libros de gran tamaño para que los cantos pudiesen ser vistos por los integrantes del coro, fue obsequiado por el Arzobispo de Manila, Manuel Antonio Rojo de Río en 1762.

El 17 de enero de 1967 un incendio destruyó parte del Retablo del Perdón, las sillas del Coro, los órganos, así como las pinturas de la cúpula y la parte superior del Retablo de los Reyes. Por ello, en 1972 se procedió a restaurar esta parte por Miguel Angel Soto y los órganos fueron restaurados en unos talleres en Holanda.

El Coro de esta Catedral está en forma de hemiciclo y corresponde al mismo esquema de las iglesias ibéricas. De 1696 a 1697 se estableció una doble fila de tribunas con 59 relieves de santos. La obra fue hecha con base en madera de caoba, nogal, cedro y tapincerán. El costo fue de 16 mil 800 pesos.

Debajo del Retablo de los Reyes estan las criptas de los 39 Arzobispos que ha tenido la Cd. de México, inaugurada por Fray Juan de Zumarrága, cuya tumba se encuentra a la entrada de esta cripta y encima esta la escultura en mármol de Zumarrága, en la que resalta en su vestimenta la Virgen de Guadalupe, a él, a quien el Santo Juan Diego mostró las pruebas de las apariciones de la Virgen.

Como dato curioso, en la base de la tumba está una calavera labrada en piedra que fue encontrada en las excavaciones del Templo Mayor. El lugar es impresionante y está cargado de misticismo.

Hay nichos en el mismo sótano protegidos por mallas, ya que hace algunos años se detectó que fueron profanados posiblemente por trabajadores de las obras de remodelación del templo.

CATEDRAL DE PUEBLA:

Se termina rápidamente en casi 9 años se dedica en 1649 el Arquitecto fue Pedro García Ferrer.

La Catedral es concluida pero en su alzado aparece una variación, originalmente las tres naves eran de la misma altura sin cúpula. (Nave de salón)

Se levanta la nave central, los cruceros y sobre este una cúpula sobre pechinas y con tambor.

Una sola torre solo hasta el siglo XVIII se termina la otra.

CATEDRAL DE MICHOACÁN:

Empezada a construir en Valladolid hacia 1660, continúa lentamente, el edificio es terminado hasta 1744.

CATEDRAL DE MÉRIDA:

Concluida en el siglo XVI.

CATEDRAL DE CHIAPAS:

Data toda del siglo XVII, Barroca pero no se parece a ninguna de sus contemporáneas más bien es semejante a las Iglesias de Guatemala de esta época.

CATEDRAL DE NUEVA GALICIA:

Terminada en 1618, más tarde un terremoto derriba las torres que son reconstruidas posteriormente de forma absurda.

Catedral de la Nueva Galicia

El 18 de mayo de 1561 se autorizó por Cédula Real edificar la Catedral, su costo sería cubierto por la Real Hacienda, encomenderos e indios. El 31 de Julio de 1561, Fray Pedro de Ayala, segundo Obispo de la Nueva Galicia, colocó y bendijo la primera piedra.

Se inició bajo la dirección del Alarife Martín Casillas "el maestro más insigne del reino".

La obra iba muy despacio por falta de dinero y para colmo de males, por descuido, quemando pólvora para festejar las pascuas del Espíritu Santo, cayó sobre el techo de zacate un flamazo, propagandose el fuego al templo detruyendolo. Nada de "las muchas cosas de muy probado valor" se salvaron del incendio de 1574.

Con las pérdidas por el icendio, la falta de dinero y la lentitud de los procedimientos administrativos, la construcción iba muy lentamente; el Cabildo manifiesta, en abril de 1618, que ya hay culto en la nueva iglesia desde febrero, pero "pasan muy graves incomodidades por faltar mucho para acabar la obra, como es el coro, puertas, ventanales, gradas, retablo, sacristía, sala de cabildo y, las demás oficinas".

A los cincuenta y seis años, seis meses menos tres días después de iniciada la obra, el lunes 19 de febrero de 1618 fue la dedicación del templo, aunque se estaba sin decorar, la fachada incompleta y sin torres.

La dedicación se hizo bajo el título de la Asunción de la Sma, Virgen.

El historiador Ignacio Dávila Garibi narra que: "Los primeros altares fueron muy modestos por la escasez de fondos del cabildo eclesiástico; pero poco a poco fueron sustituidos por otros mejores, debido a la piedad de algunos capitulares adinerados que destinaron gruesas sumas a la reconstrucción de los altares dedicados a los santos de su devoción.

Se enriqueció el templo con vistosos colaterales y una crujía, se formó un amplio cementerio, en el lugar que ocupa el Sagrario Metropolitano; sus pretiles se coronaron de barandillas y almenas y se terminó la principal torre, la del norte; poco después quedó concluida la del sur. Cada torres estaba rematada por una enorme bola de piedra que sostenía una pesada estatua de cantera revestida de láminas de plomo, representando una a San Miguel Arcángel y otra al apóstol Santiago"

Varios temblores la dañaron, en 1687, 1739, 1749 y 1818, el 22 de oct. de 1749 se cayó el frente y el 31 de mayo de 1818, se cayeron las torres que eran muy parecidas a las del templo de San Francisco.

Muchos años duró sin torres, a mediados del s. XIX, el Arq. Manuel Gómez Ibarra construyó las actuales; "costaron, de jul. de 1851 a jul. 1854, 33,521 pesos más 7,166 de honorarios al arq., 2,000 pesos anuales" (empleo piedra pómez para aligerarlas) Se dice que el obispo Aranda y Carpinteiro, después de la procesión de Corpus (de 1850-51), "el prelado amortiguaba el calorón de junio con pitayas servidas en un platón con figuras y paisajes donde se veían campanarios piramidales y los dio por modelo al arq" Gómez Ibarra.

Como dato curioso, las torres no miden lo mismo, la del norte mide 65.91 m. y la del sur 65.55; la diferencia es que la cruz del Sur fue encajada más al ser colocada. Las torres albergan 16 campanas, la más vieja es de 1661 y la más joven de 1877.

Arquitectura civil

EDIFICIOS DE GOBIERNO:

Grandes patios alrededor de los cuales se despliegan galerías, con arcadas y crujías, con habitaciones y oficinas públicas, destaca el Palacio de los Virreyes.

El origen se remonta a la conquista de Hernán Cortés, que en1523 dispuso se construyera su residencia sobre las ruinas de las Casas Nuevas del Emperador Moctezuma Xocoyotzin.

En 1563 la corona española compró el edificio a Martín Cortés que lo heredara de su padre, para alojar a las más altas autoridades de la Nueva España.

El primero en habitarlo fue Don Luis de Velasco, segundo Virrey de la Nueva España. Hasta después de la independencia en 1821, el edificio fue denominado Palacio Nacional.

La Plaza Mayor en 1628, según se muestra en un detalle del plano de la ciudad dibujado por Juan Gómez de Trasmonte. Marcado con la letra "A" aparece lo que fuera el Palacio Virreinal, con la letra "B" la Catedral en su etapa constructiva, la letra "C" marca la localización de las Casas del Cabildo, la "D" la Casa Arzobispal y la "F" la Plaza del Volador y más atrás lo que fuera la Universidad. El número "4" parece representar de manera estilizada, el Templo de la Profesa .

En esta muy bella y descriptiva imagen, cuya autoría pertenece al gran artista Cristóbal de Villalpando, pueden apreciarse los grandes daños causados por el incendio en el ala sur de palacio en 1692. Por si fuera poco podemos apreciar el grado de avance las obras de Catedral, aún sin concluir, el Mercado del Parián al frente, la muy amplia Acequia Real del lado derecho y el sin número de puestos y cajones que atiborraban la plaza de comerciantes y posibles compradores. La obra de Villalpando es de 1695 y actualmente se encuentra en Inglaterra y forma parte de la Colección James Mathuen Campbell.

La Catedral de la Ciudad de México en proceso de construcción en una fecha posiblemente posterior a 1760. Obsérvese la posición de la Cruz de Mañozca al frente del Atrio y la situación de la barda perimetral que coinciden con los mostrados en el dibujo de López del Troncoso, más arriba mostrado y que también corresponde al año de 1760. La Catedral Metropolitana se realizó con un proyecto de Claudio de Arciniega, comenzando su construcción en 1573 y terminando 218 años después alrededor de 1791.

EDIFICIOS DE EDUCACIÓN:

Más o menos el mismo aspecto en el interior, en el exterior es en donde se marca el caárcter del edificio.

Grandes muros con pequeñas ventanas altas, para indicar que el trabajo de la inteligencia no debe ser molestado por ruidos de la calle.

Casi todos sus exteriores han sido alterados pero sus interiores prácticamente íntegros patios con arquerías hermosísimos.

VECINDAD:

Una categoría inferior a la casa sola es la vecindad, s. XVII.

Formadas en su mayoría por un gran pasillo central a cuyos lados se abren las viviendas, formadas por dos piezas una cocina y si acaso un patiecillo.

Al fondo del paso central se ve una fuente con un nicho y una imagen alumbrada por un farol.

Algunas veces la casa consta de dos pisos entonces la escalera queda al fondo, formando una especie de altar al nicho.

También suelen existir viviendas de un mayor número de habitaciones.

Realmente excepcionales o raras las que no tiene patio.

CASAS:

Empiezan a adquirir cierta disposición peculiar a partir de esta época.

Empieza a diferenciarse la residencia señorial en que habitan los potentados, de la habitación de los mercaderes plebeyos, aunque ricos.

De entonces data un tipo de casa para la clase media *La casa sola*.

Es la casa del burgués que no puede disponer de un amplio terreno, pero goza ya de la holgura para ciertas comodidades.

Se construyen casi siempre de dos en dos.

Este tipo de casas con más o menos variantes según la superficie y capital de que se dispone abunda en México hasta el siglo XIX. Hasta que es sustituido por casas construidas con un plan extranjero sin patio y muchas modificaciones.

ACCESORÍA DE TAZA Y PLATO:

Casa de vecindad si bien independiente.

Es una casa accesoria o sea una pieza construida en otra casa y con salida a la calle sobre esta se levanta un entresuelo, muchas veces de madera, (tapanco) con ventana a la calle.

1° establecimiento comercial o taller, 2° habitación.
Conjunto de San Francisco

Templo de Santa Mónica:obra del padre Feliciano Pimentel, se termino de construir en 1730, es de estilo barroco rico. La fachada consta de dos cuerpos con columnas salomonicas, caroliticas y mudejar. Se encuentra en la calle Santa Mónica, entre San Felipe y Reforma.

La Catedral es de tres naves. Carece de capillas laterales, cuyos muros presentan arcos rehundidos con altares de cantería, y la capilla mayor es cuadrada. Los soportes son pilares cruciformes columnas de fuste estriado y capitel toscano. La cubierta es gótica y de la misma altura de las tres naves; las bóvedas de la nave central son de terceteles y las ventanas, formadas por un vano rectangular y de dos ósculos son de "estirpe granadina".
Las Capillas más antiguas de la Catedral están bajo las torres, la más vieja era la del Sagrario (hoy el Señor de las Aguas) y al de enfrente que llamaban del Marqués, dedicada a Nuestra Señora de la Soledad. El señor Fray Luis del Refugio de Palacio en su obra "Recopilación de Noticias que se Relacionan con la Milagrosa Imagen de Nuestra Señora de Zapopan", cuenta la leyenda del origen del Señor de las Aguas: "Es memorable, en la historia de Jalisco la inundación de los pueblos que había en el local que ocupa hoy la laguna llamada de la Magdalena. Una culebra de agua los destruyó y absorbió los más de sus habitantes. Con el resto se fundó de nuevo el pueblo de la Magdalena, y después de la inundación se vió en la superficie de las aguas una imagen venerable de Nuestro Señor Jesucristo crucificado que pertenecía a alguna de las iglesias de los pueblos inundados, entraron en pleito en tal forma los indios que pretendían separarse y llevarlo a la respectiva iglesia. La curia eclesiástica mandó traerlo a Guadalajara y para cortar un rompimiento entre ambos partidos, la colocó en la Catedral, y es el que se venera con el nombre del Señor de las Aguas". En 1827 se trasladó el coro a lo que por muchos años había sido Capilla de los Reyes, detrás del altar mayor, trabajos que se le encargaron al Arq. Mariano Mendoza quien fue el que construyó la cúpula del coro que arruinaron los temblores de 1875, al cual fue sustituida por la que se encuentra actualmente, obra del ingeniero Domingo Torres.
En la parte baja del coro se encuentra una cripta, donde descansan los restos de varios obispos, "a la que antiguamente bajaban los canónigos el día de finados a cantar los últimos responsos del oficio de difuntos".
Aquí se encuentran los señores José Garibi Rivera, José Salazar López, Juan Santiago y Garabito, Juan Jesús Posadas Ocampo, Fco. Gómez de Mendiola y el Corazón de Juan Ruiz de Cabañas y Crespo. En 1863, se sustituyó el antigua altar mayor que era todo de plata v fundido en 1860, se remplazó por el ciprés de mármol que regaló el obispo Espinoza y Dávalos, traído de Génova y costó la grandiosa cantidad de treinta mil pesos de los de aquel entonces (ciprés que fue quitado hace pocos años e ignoro donde se encuentre). Dávila Garibi en sus "Memorias Tapatías" nos dice algo del antiguo altar: "Tenía la forma de un bellísimo ciprés de planta cincelada, de indiscutible mérito y gran valor; sus frontales eran también de bruñida plata, lo mismo que los innumerables objetos que lo adornaban, siendo el principal una gran lampara que pendía del centro de la nave en dirección del templete y que según el Dr. Del Campo y Rivas, tenía tres varas de diámetro, nueve de circunferencia y otras tantas de longitud; se componía de tres mil doscientas setenta y siete piezas, las cuales, sin incluir los arcos y varillas de refuerzos, pesaban cuatro mil setecientos marcos y tres onzas y media de plata. Esta valiosisima lámpara con los candiles, candelabros y candeleros de plata que le hacían juego, se fundió lo mismo que la plata que cubrían el altar mayor, durante la llamada "Guerra de Tres años", perdiéndose con esto una verdadera fortuna".
El literato e historiador José Cornejo Franco nos dice que la Catedral tiene una fachada monumental "con sus contrafuertes, en los espacios que éstos dejan se ven la portada principal y dos laterales que dan entrada a las naves de la iglesia, tres naves cuyas bóvedas se encuentran a la misma altura. Los frontis son airosos y bien proporcionados; columnas dóricas sostienen el arquitrabe rematado por un frontón triangular en las portadas laterales; la central de peralta y sus columnas, con las del segundo cuerpo, tiene capiteles corintios", en el intercolumnio superior tres imágenes en sus nichos, rematando en frontón partido.
Toda la fachada está cubierta por enorme frontón, circular, almenado, con un pabellón gótico, de reminiscencia mudéjar, sobre el eje, la caseta del reloj; el tímpano de este frontón está ornamentado con un bajo relieve que representa la Asunción de María.
Los cubos de las torres sostienen el antiguo primer cuerpo de los campanarios de pilastras y comisas toscanas, con dos arcos en cada frente; ya el segundo cuerpo es de mediados del siglo pasado, con apareadas lucernas ovales; de él que arrancan los remates piramidales......"Como dato curioso, a los campanarios se llega tras 98 escalones. En 1915 se quitó el atrio que tenía la Catedral, el cual era "amplio, enverjado entre pilastras rematadas con macetones, y cuatro grandes canceles, obra toda del primer arzobispo Don Pedro Espinosa (1853 -1866). Antes, la gradería avanzaba hasta la plazuela, habiendo de trecho en trecho guardacantones con argolla para que los señores capitulares que venían a coro en cabalgaduras, las amarrasen".
Al centro de la fachada de Catedral está un reloj que antes estaba colocado en la torre sur hasta 1877; en 1910 se traslado al Santuario de Guadalupe; se colocó uno nuevo (el que hoy está) "con soneria, adquirido por el Exmo., Sr. Lic. Don José de Jesús Ortíz", corona a este reloj una cruz de hierro catada. Sintetizando un poco, la Catedral mide 77.80 metros por 72.75 metros y 65.91 de altura máxima, posee 30 columnas dóricas, tres naves, tres puertas en la fachada, coro, altar mayor, once altares laterales, está dedicada a la Virgen de la Asunción y conserva muchas reliquias. Eduardo A. Gibbón en su obra "Guadalajara (La Florencia Mexicana)" refiriéndose a Catedral nos dice que: "Desde las bancas de hierro del aromático jardín de la Plaza de Armas, he contemplado, absorto el pensamiento, esa enorme mole arquitectónica de tan bellas líneas y matemáticas proporciones destacándose ante mi vista como un palacio de oro bañado todo por la argentina luz de la luna". En el entablamento de la fachada, entre dos amplias comisas, esta escrito el texto del Salmo
126:NISI DOMINUS EDIFICAVERIT DOMUM IN VANUM, LABORAVERUNT QUI AEDIFICANT EAM.
Que significa, "Si el señor no edifica la casa, en vano trabajaban los que la construyen". Cornejo Franco nos sigue informando que: "La Sacristía es amplia, con cubierta de crucería; lateralmente, en los lunetos dan luz los vanos rectangulares de labrada cantera; el piso es de buena madera y en tres tramos de cajonera tallada se guardan los ornamentos. Cubre el testero gran mural con su marco dorado, copia de la Disputa del Sacramento de Rafael, ejecutada por Don Felipe Castro". También en la Sacristía se encuentra un bello cuadro de la Purísima Concepción, obra del pintor español Bartolomé Esteban Murillo.


Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario