martes, 5 de enero de 2010

Mobiliario

Mobiliario

Disposición del mobiliario


Se ha dado cuenta de que algunos cuartos dan sensación de calidez y confort, mientras que otros parecen fríos y distantes? Aunque hay muchos factores que influyen en el ambiente de un cuarto, como el color y la iluminación, la disposición de los muebles también resulta importante.
Así que si desea que un cuarto parezca más cómodo, si va a cambiar el mobiliario, o si sencillamente desea hacer que un espacio sea más funcional, le ayudará en gran medida saber cómo organizar el mobiliario de la forma más conveniente. Aunque no existen reglas estrictas y rápidas a este respecto, le ofrecemos algunos consejos básicos que le servirán para crear espacios de los que disfrutar y donde su familia y amigos podrán relajarse.

Planee el uso del espacio

Para conseguir una buena distribución, empiece por analizar el espacio y el contenido del cuarto. Tenga en cuenta cuántas personas suelen utilizarlo, si hay mucho movimiento en él y para qué se usa.
El primer paso para la planeación del espacio es definir el punto focal. Debe encontrar el elemento destacado que llame la atención de inmediato. Si hay un rasgo distintivo en el cuarto, como una chimenea o una ventana con vidriera, centre la distribución de los muebles en torno a él. Si no es así, cree usted el punto focal con el mobiliario. Unos cortinajes atractivos, una pieza de arte interesante o una cama bellamente decorada pueden ayudarle a definir el espacio.

Hacer un plano de la distribución

Una vez determinado el punto focal, dibuje un plano del suelo del cuarto usando papel cuadriculado y las plantillas de mobiliario que le proporcionamos. Cada cuadro del papel debe representar un pie cuadrado de espacio real. No olvide señalar ventanas, escalones, puertas, chimeneas y el punto focal de la habitación.
Mida los muebles más importantes y haga una plantilla para cada uno de ellos. Una vez que las haya cortado, coloréelas del tono del mueble real que cada una representa. Esto le ayudará a formarse una imagen de cómo quedará la mezcla de colores en el cuarto. Antes de mover un solo mueble, coloque las plantillas en distintas posiciones hasta que encuentre la distribución que más le guste (¡su espalda se lo agradecerá!).

Directrices de ubicación

Para estar seguro de que nada estorbe el paso y que todos los muebles estén bien distribuidos, recuerde hacer lo siguiente:
Replantéese las zonas de paso; conviene que tengan un ancho mínimo de 24''. Trate de conseguir que las zonas de paso más importantes no interfieran con el conjunto de muebles central del cuarto.
El sofá en la sala, la cama en la recámara y el escritorio en el estudio requieren la mayor parte del espacio disponible, así que debe colocarlas en primer lugar.

Deje entre 14'' y 18'' de espacio al colocar una mesa de café frente a un sofá.
En las zonas destinadas a platicar, separe los muebles al menos ocho pies entre sí para que la gente pueda conversar cómodamente cuando esté sentada. Intente, dentro de lo posible, que los muebles para sentarse estén colocados frente a frente y no lado a lado. Es recomendable poner mesas auxiliares junto a los asientos para poder colocar encima bebidas y comidas.
Deje espacio suficiente frente a las cómodas para que las puertas y cajones se puedan abrir sin dificultad.
¿Ve usted la televisión en ese cuarto? Si es así, la distancia entre el televisor y el asiento debe medir el triple del tamaño de la pantalla. Por ejemplo, para ver cómodamente una televisión de 30'', la distancia ideal es de 90''.
Recuerde dejar espacio suficiente para colocar una luz adecuada junto a los asientos que se usen para leer, ya sea una lámpara de suelo o una mesita con una lámpara.
Las zonas para comer requieren mucho espacio para moverse libremente. Deje dos pies de separación entre el respaldo de la silla y el mueble o pared más cercanos. No olvide al medir esta distancia que debe hacerlo como si hubiese alguien sentado en la silla.
En las recámaras, la distancia mínima entre el borde de la pared y la cama debe ser de 24''. Además, debe dejar al menos 36'' entre el borde de la cama y cualquier puerta de entrada a la habitación. Si coloca dos camas juntas, deje al menos 18'' entre ellas.

Búsqueda de equilibrio e interés visual

Los cuartos con una distribución equilibrada son más agradables a la vista y aprovechan mejor el espacio disponible. Para que el cuarto no tenga una apariencia insulsa o desequilibrada:
No coloque todos los muebles altos o pesados en la misma zona. Mezcle tamaños en todo el cuarto, pero tenga en mente la medida de los distintos objetos que coloque juntos para no poner, por ejemplo, una delicada mesita redonda junto a un enorme y confortable sillón. Lo más adecuado para un gran asiento es una mesa auxiliar grande. Así pues, ¿cómo conseguir una buena mezcla de objetos grandes y pequeños? Recuerde que un grupo de objetos pequeños puede servir como contrapeso de un mueble grande. Por ejemplo, dos sillas de brazos pequeñas y una mesita pueden equilibrarse con un sofá grande.
El equilibrio no sólo tiene que ver con el tamaño y la escala de los muebles, sino también con los colores y los patrones, por lo que se deben combinar bien.
No deje muebles aislados; conéctelos visualmente entre sí colocando mesas o lámparas cerca. Por ejemplo, si el sofá se encuentra en medio del cuarto, orientado hacia la chimenea, ánclelo poniendo una mesa detrás de él.
Use muebles y complementos de distintas alturas para que al observar la decoración, la vista se mueva arriba y abajo.
Para añadir más interés, intente separar los muebles de las paredes. Por ejemplo, si tiene un sofá contra la pared, contemple la posibilidad de colocar una mesa detrás de él y acercarlo algo más al centro del cuarto.
Cuando le sea posible, coloque los muebles en ángulo en las esquinas del cuarto, para disimular los bordes duros. Un escritorio o un tocador suelen quedar mejor si se colocan en ángulo en una esquina que directamente contra la pared. Esta disposición genera calidez y crea un estilo informal y acogedor.
Las disposiciones circulares o semicirculares son ideales para complementar una repisa de chimenea curva o un gran mirador semicircular.
Si el cuarto carece de detalles arquitectónicos que le den encanto, puede colocar unas molduras o una puerta francesa que aporte interés visual.
Recuerde que los cuartos resultan más acogedores si no están atestados. Si un mueble rompe el equilibrio de la sala o se usa muy poco, puede trasladarlo a otro cuarto, guardarlo o deshacerse de él.


Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario