domingo, 10 de enero de 2010

Como de película de ciencia ficción: Diseño y Arquitectura del siglo XXI.

Como de película de ciencia ficción: Diseño y Arquitectura del siglo XXI

Artefactos para las tareas domésticas que se manejan con la voz; videoteléfonos que funcionan al introducir una clave o tarjeta; automóviles que avanzan sin necesidad de conductor; habitaciones cuyas lámparas se encienden con sólo sentir la presencia humana; recintos de acceso restringido en los que solamente pueden acceder las personas que una sofisticada computadora identifica mediante el sonido de la voz, huellas dactilares o las pupilas de los ojos; enormes edificaciones de formas ondulantes, interconectadas por largos y ligerísimos puentes desde donde la gente se desplaza sin necesidad de caminar.

Todavía, hasta hace algunos años, las grandes metrópolis, conformadas por edificios de extrañas y dinámicas formas, accionados con mecanismos artificiosos, eran imaginería de la literatura o del cine de ciencia ficción, asociada con fenómenos alienígenas, mundos extraterrestres, viajes en el tiempo, naves espaciales y tecnologías futuristas.

Los ejemplos que podemos ver en el cine, sobre la ciudad, la arquitectura y los diseños futuristas son diversos, y si bien, en su momento resultaban impactantes, ahora podemos observarlos en las nuevas edificaciones inteligentes o incluso como parte de la vida cotidiana; con el paso del tiempo y la evolución de las ciencias y la tecnología, la historia confirma que la realidad puede, incluso, superar a la ficción.

En el filme 2001 Odisea en el espacio [1968], por ejemplo, la estación espacial y la nave Discovery exhibían algunos servicios como: un sofisticado sistema de seguridad que funcionaba con el sonido de la voz, un videoteléfono y una supercomputadora [HAL 9000, que hacía funcionar a la nave y que se comunicaba con los humanos mediante el habla], entre otros elementos, que hacían volar la mente de los espectadores, que todavía hace algunos años solían expresar con sorpresa ¿te imaginas si esto existiera? Sin imaginarse que años después gozarían en sus propios hogares u oficinas, de objetos y sistemas de cómputo similares o superiores a los de la película.

Vale la pena mencionar, que además de las máquinas que se observan en 2001 Odisea en el espacio, la estética o decoración de los espacios interiores es similar a la que podemos ver actualmente, sobre todo en los edificios de oficinas: amplios espacios neutros perfectamente automatizados, decorados con el mínimo de objetos y con elegante y colorido mobiliario de formas, si bien orgánicas, muy sencillo y discreto.

Metrópolis [1926] es otro interesante ejemplo de cómo la realidad supera la ficción. En esta película la ultra-moderna ciudad presentaba Titánicos edificios de enormes dimensiones, largos puentes que atravesaban el cielo, viaductos repletos de automóviles, entre otras estructuras, que en la actualidad son comunes en las grandes ciudades capitales alrededor del mundo y que comparadas con las enormes y singulares edificaciones que se construyen actualmente tanto en el Medio y Lejano Oriente, resultan burdas, toscas y hasta anticuadas. Si hubiera una nueva versión de Metrópolis, Dubai o Abu Dhabi serían las locaciones perfectas para recrear, sin necesidad escenografías ficticias, la imagen de la ciudad del futuro.

Otra de las imágenes que representaban el futuro en muchas de las películas de corte eran los vehículos, ovbiamente, sin conductor. En diversas películas, e incluso en series ya clásicas de dibujos animados, como los súpersónicos, hemos podido observar simpáticos vehículos con forma de cápsula que vuelan a toda velocidad sobre del cielo de la ciudad... ahora los vehículos voladores ya son también realidad tangible: El pasado noviembre de 2009 debutó en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, el primer taxi sin conductor. Varios de estos vehículos futuristas empezaron a trasportar pasajeros de la terminal 5 al Parking business, todos ellos se desplazan con velocidad de hasta 40 km/hr sobre raíles o vías, eléctricas y pueden trasportar hasta 4 pasajeros.

Es indiscutible que el futuro -o por lo menos la imagen ultra-moderna propuesta por el cine- ha llegado. Gracias al uso de la computadora, a las nuevas tecnologías y materiales constructivos, aquellas arquitecturas y objetos fantásticos que impactaban a los espectadores por sus extravagantes formas y efectos visualeJustificar a ambos ladoss han pasado de ser material del celuloide para convertirse en realidad tangible... Después de la espectacular arquitectura que podemos ver en las nuevas ciudades... ¿Qué vendrá?... ¿Cómo será la arquitectura post-futurista?... quizá para saberlo tengamos que prestar más atención a los nuevos filmes de ciencia ficción que se estrenen el los próximos años.

Por arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario