jueves, 8 de enero de 2015

Contenedor de residuos

Contenedor de residuos

En las interseciones de Calle 109 con avenida Amsterdam en Manhattan, el arquitecto con residencia en Nueva York John Locke, del departamento de mejoramiento urbano de la ciudad realizó el proyecto ”contenedor de residuos inflable”, una sala de clases inflable para la educación urbana instalada en el interior de un contenedor de residuos.

La instalación urbana incluye 16 m2 de espacio cerrado, forrado con una membrana inflable hecha de una combinación de dos materiales livianos: Polietileno transparente, un material de plástico económico, común y biodegradable que permite la visibilidad desde la calle y hacia la calle, y Mylar, usado en mantas de emergencia para excursionismo y naves espaciales.

La fascinación contemporánea por transformar estructuras existentes de la calle convirtiéndolas en espacios funcionales para la ocupación condujo al equipo a explorar la invisible ligereza del material inflable en relación al duro acero del contenedor como soporte. Esta yuxtaposición entre pesado/ligero y antiguo/nuevo se convirtió en un diagrama clave, semejante a un globo de aire caliente que se infla desde la sólida base que acompaña la ligera membrana.

Talleres, proyección de documentales e interpretaciones musicales tienen lugar gratuitamente a este espacio de educación urbana. Mientras los cortos presentadas constan de una serie de desafiantes documentales acerca de la autenticidad, música y la vida en la ciudad, los espectadores y miembros de la audiencia desarrollan además la noción de que un teatro puede ir más allá de los límites del cine, y puede ser un medio válido de proyección y expresión.

Contenedor de residuos

Contenedor de residuos

Contenedor de residuos

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario