lunes, 3 de noviembre de 2014

Viñedo integrado a la naturaleza

Viñedo integrado a la naturaleza

Arcadia es un viñedo de 128 hectáreas cerca de Mount George en el Valle de Napa. El viñedo fue comprado en 1996 de Mike Grgich. Fue retenido por la familia Winiarski después de la venta de la finca en 2007 y todavía proporciona uvas de la finca sobre una base contractual.

Cuando las bodegas de Stag’s Leap ubicadas en Napa, California necesitaron mejoras en los edificios a causa de las inundaciones, el fundador y entonces propietario Warren Winiarski bien podría haberle encargado a cualquiera de los arquitectos más famosos del mundo con el proyecto.

El dueño de Stag’s Leap Wine Cellars pudo haber invitado a algunos ganadores del Pritzker a que presentaran sus propuestas.

En su lugar, Winiarski buscó a Javier Barba. El arquitecto con sede en Barcelona nunca había construido en los Estados Unidos antes, pero eso no importó. Winiarski vio una fotografía de la villa española de 1995 que construyó para Lord Rothschild en la isla griega de Corfú, una estructura incrustada directamente en la ladera de la montaña que la rodeaba, y se vendió como evidencia de la sensibilidad del diseñador al paisaje.
En 2000, Barba terminó las nuevas bodegas de Stag’s Leap. El laberíntico complejo, situado en una colina baja cerca de los viñedos de Winiarski, cuenta con una galería de inspiración geométrica, concebida por Barba como el punto de entrada clave para los visitantes.

Antes, cuando Winiarski vio por primera vez la construcción griega de Barba en imágenes, ya estaba pensando en las montañas de su propio proverbial patio trasero. Los picos dentados de las palisadas de Stag’s Leap le dan a dos viñedos esa marca de la bodega del mismo nombre, y en 2003, Winiarski consultó a Barba sobre el diseño de un nuevo centro de visitantes a la sombra de la montaña. Más de una década después, la bodega por fin ha abierto el Centro de Visitantes y el Mirador, con resultados pequeños, pero importantes.

"La integración con la naturaleza es, para mí, el principio de la arquitectura", dijo Barba a ARTINFO a finales de septiembre, poco después que el centro de visitantes se abriera al público. "Es el lugar y el suelo lo que realmente te dan la información de diseño", explicó. El edificio de 6,000 metros cuadrados, una estructura de piedra y vidrio, contiene dos habitaciones privadas de cata, oficinas, una cocina, y un bar de degustación de vinos comunitarios, con vistas a los viñedos y montañas espectaculares que abarcan la longitud de toda la habitación. Barba recogió piedras de la propiedad de la bodega para crear los cuatro tabiques del edificio, teniendo en cuenta el suelo para establecer una simbiosis entre interior y exterior.

Así pues, el suelo determina el carácter esencial del edificio del centro de visitantes, y las cualidades distintivas del vino servido en el interior, dependen de la tierra circundante que produce las uvas de las bodegas de Stag’s Leap. Los visitantes beben vino mientras miran las vistas panorámicas de los viñedos y de las uvas de donde provienen. Aquí, el ciclo de vida entero de las bodegas de Stag’s Leap - desde la cosecha hasta el consumo - se unen en un solo momento bebiendo y viendo.

"Para mí, el arquitecto que aún más admiro es Frank Lloyd Wright", dijo Barba. Esa veneración es palpable en el centro de visitantes de las bodegas de Stag’s Leap, cuyos muros de piedra tienen cierta inspiración en la Walker House de Wright, construida en 1948 en los alrededores de Carmel, donde la mampostería, los planos geométricos, y la orientación de las tomas de paisajes tienen un parecido sorprendente al trabajo de Barba. Para el español, eso es todo un orgullo: "Es el mejor arquitecto de la historia – olvídate de Gherys y Gheritos."

Las bodegas de Stag’s Leap se cuentan entre las bodegas con más historia y prestigio en Napa Valley, aunque el arquitecto sea considerado algo menos prominente en su propio campo. Barba es un arquitecto de cuarta generación y conduce BC Estudio, una pequeña oficina de diseño en Barcelona. Su portafolio incluye el trabajo en varias otras bodegas en su España natal, una serie de residencias en más de ocho países, y una variedad de hoteles en Indonesia, Marruecos, y México, entre otros.

El nombre y la obra de Barba puede ser familiar para algunos círculos de arquitectura, pero sus edificios sólo reciben atención de vez en cuando de la prensa especializada y rara vez se le menciona en la misma categoría que las figuras más prominentes de la profesión - Zaha Hadid, Frank Gehry, y similares. Barba no inventó nuevas tecnologías de renderizado o de construcción y no utiliza ningún material experimental para el edificio. ¿Y qué con eso? El resultado es derivado, como es casi toda la arquitectura; las referencias históricas aquí son sólo ligeramente menos transparentes que el vidrio. Sin embargo, la estructura de Napa de Barba, no obstante, ofrece lecciones valiosas en la escala y la elección de materiales, entre otras cosas. El edificio del centro de visitantes de Stag’s Leap es en última instancia una obra de arquitectura sensible, equilibrada y consciente con el medio ambiente que merece un aplauso - y, por supuesto, un brindis.

Viñedo integrado a la naturaleza

Viñedo integrado a la naturaleza

Viñedo integrado a la naturaleza

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario