lunes, 10 de noviembre de 2014

Sintonía topográfica

Sintonía topográfica

Situada en un barrio residencial de topografía accidentada en las afueras de la ciudad de Córdoba, la casa SZ está diseñada a partir de las posibilidades y las limitaciones de estos nuevos loteos en áreas suburbanas.

En Mendiolaza, un barrio residencial próximo a la ciudad de Córdoba, una pareja joven quería construir su primera casa en un terreno que tenía una pendiente que lo atravesaba en diagonal. Los recursos eran escasos y necesitaban que el diseño les permitiera ampliar la casa dentro de pocos años.

El encargo se lo hicieron al estudio de Joaquín Alarcia y Federico Ferrer Deheza, quienes lograron una obra que será exhibida y publicada en la muestra y en el catálogo de la IX Bienal de Arquitectura y Urbanismo, en la sección Políticas de Oficio, Tradición e Innovación.

Los autores ubicaron la casa en la cota superior del solar para que tuviera un dominio privilegiado del paisaje y para optimizar el espacio libre del lote. Para cumplir con el programa, los proyectistas trabajaron en un diseño con un claro orden geométrico, de modo que cualquier incremento de superficie construida quede incorporado de manera natural. Por otra parte, los espacios se orientaron hacia el norte a fin de garantizar su buen asoleamiento.

“La casa está diseñada a partir de las posibilidades y las limitaciones del lote. Por su condición, el terreno resultó fundamental en la estrategia proyectual”, señala Ferrer Deheza, para explicar la decisión de insertar el edificio en la pendiente mediante un escalonamiento de medios niveles desplazados diagonalmente.

Esto dio como resultado una planta integrada por un gran espacio y articulada por módulos concatenados. La transición con el exterior se da a través de una galería continua que se extiende a lo largo de toda la fachada y que a su vez actúa como filtro climático.

Según detallan los proyectistas, la materialidad está compuesta por dos lógicas distintas. Por un lado, una construcción más tradicional para los pisos y mamposterías, que se expresan de manera monolítica, y por el otro, una estructura de perfiles y cielo raso de madera de eucalipto.

La envolvente adquiere así un efecto de contraste entre una superficie homogénea y una cubierta metálica triangulada que interactúa con el desplazamiento en planta de los espacios. Para Alarcia y Ferrer Deheza, “esta dualidad le transfiere a la casa un carácter ‘orgánico’del basamento que se ajusta al terreno y sobre el cual se apoya la cubierta, que subraya la racionalidad y artificialidad de la construcción en el paisaje".

Sintonía topográfica

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario