miércoles, 5 de noviembre de 2014

Rompiendo límites regionales

Rompiendo límites regionales

Ubicado en la localidad de Metan, a 130 km de la Ciudad de Salta el proyecto para la Caja de Seguridad Social para Abogados propone romper ciertos límites relacionados con el standard constructivo y programático de la región.

El estudio salteño Sergio Alberto Cabrera Arquitectos es el autor del nuevo edificio para la Caja de Seguridad Social para Abogados, una obra disruptiva para el paisaje urbano de Metán (Salta) de casas bajas e impronta colonial.

Un rectángulo con un segundo nivel emplazado en transversal muestra la actividad interior a través de un gran ventanal, al tiempo que oculta un patio –central en su disposición y también conceptualmente– detrás de un portón de madera.

Este ocultamiento es circunstancial ya que durante el horario de atención, el portón se mantiene abierto al público y el patio se convierte en el elemento fundamental para agilizar la circulación entre las áreas más ligadas al ejercicio profesional y las otras, abiertas a la comunidad.

La voluntad de hacer algo diferente al entorno estuvo presente desde el comienzo. “Nos propusimos romper ciertos límites relacionados con el standard constructivo y programático de la región”, afirma Sergio Cabrera, director del proyecto.

El programa requería de un salón de usos múltiples (sum), oficinas de atención al público, salas de reuniones y un quincho, que debían disponerse sobre un lote de 15 x 47 metros. El pedido incluía r espetar la arboleda del espacio público y del interior del terreno. Esta condición se resolvió al mismo tiempo que se sorteó el principal desafío del encargo: combinar las actividades del sum con las oficinas. “Esto se logró a través de un ingreso común en donde el protagonista es el patio”, explica Cabrera.

En rigor, el proyectista empleó dos espacios abiertos (un patio principal y otro trasero) para vincular áreas funcionales y, a su vez, destacar las condiciones del sum.

El primero de los patios, que da a la calle, está semicubierto por un alero que rodea tres de sus cuatro lados. El solado es una continuación de la vereda de piedra laja tipo San Luis color verde, sólo interrumpido por una porción rectangular de césped. Hacia la derecha, y comunicadas por un un frente de vidrio, se ubican las oficinas que contienen un hall de espera, la recepción y la escalera que lleva a la sala de reuniones en la planta alta.

Este primer patio conecta visualmente el espacio público con el sum, que también, al igual que en las áreas administrativas, cuenta con un frente y contrafrente de vidrio. Este es un espacio de 47 metros de largo por 9 metros de ancho que permite ser interrumpido por un divisorio móvil, que tiene diferentes alturas y texturas y que, como resume su autor, “está adentro y está afuera, con luz natural intensa o moderada, cubierta por un árbol o por el mismo cielo”.

Esta ductilidad es posible a través de un panel móvil acústico que cuando está dispuesto en su configuración básica forma un foyer y un salón principal. Detrás del sum un segundo patio, más íntimo, alberga la arboleda que se quería preservar y el quincho. El sum queda así rodeado por lugares abiertos de los que se alimenta de luz natural y ventilación.

Sobre el proyecto general, Cabrera señala: “Quisimos crear y eliminar límites dando al espacio diferentes dimensiones de acuerdo al uso que se proponga”. Esto fue pensado dentro de otra intención relacionada con la responsabilidad del arquitecto con su ciudad: “La propuesta pretende demostrar que con pocos recursos económicos y materiales se puede lograr una proyecto de referencia local para futuros emprendimientos”, reconoce el autor.

El protagonismo de los patios es tal vez el único componente que acerca el nuevo edificio a la arquitectura típica del lugar. Por el contrario, la flexibilidad y austeridad de sus formas le dan identidad propia.

El edificio se completa con una sucesión de pequeños espacios que generan su contrapunto en la doble altura del acceso y que se evidencia en la fachada. Sobre ella, un paramento suspendido controla la entrada del sol y adecúa su escala a las edificaciones circundantes.

Rompiendo límites regionales

Rompiendo límites regionales

Rompiendo límites regionales

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario