sábado, 8 de noviembre de 2014

Cómo lograr entrepisos livianos y sin fisuras

Cómo lograr entrepisos livianos y sin fisuras

Consejos para ejecutar losas con bloques de EPS y viguetas evitando las patologías habituales del sistema.

Los entrepisos con viguetas son preferidos por su rapidez de montaje y por su menor peso respecto del hormigón macizo. Además, aportan aislación térmica adicional al techo. Sin embargo, un descuido o falta de pericia durante el armado puede originar deformación o dilatación térmica diferencial, así como problemas de cuarteado en el cielo raso aplicado.

La ventaja principal de este sistema constructivo es que las vigas y bloques se transportan fácilmente hasta su posición final. Cada vigueta pesa unos 15 kilos por metro lineal, y los ladrillos, alrededor de un kilo. Además, no es necesario armar encofrados, aunque sí lo es planificar un apuntalamiento que se resuelve con una línea de puntales en la mitad de la luz, para las dimensiones que se manejan en una vivienda.

“El principio básico de los entrepisos construidos con viguetas y elementos intermedios livianos consiste en sustituir la zona no resistente de la losa por un material estáticamente inactivo, de menor peso y mayores propiedades aislantes que el hormigón convencional”, señala el arquitecto Pablo Azqueta, asesor de la Asociación Argentina del Poliestireno Expandido.

En cuanto a los bloques que se deben incluir entre cada viga portante, se puede elegir la opción tradicional, un ladrillo cerámico “sapo”, o bien los bloques de poliestireno expandido (EPS), donde cada pieza cubre un metro lineal y la menor cantidad de uniones minimiza el escurrimiento del hormigón al realizar la capa de compresión.

Azqueta advierte que, si bien el EPS colabora en el aislamiento total de las losas y en la reducción de los ruidos de pasos e impacto de los entrepisos, esas funciones no pueden ser confiadas exclusivamente a la losa ya que las viguetas actúan como puentes térmicos y sónicos. Algunos consejos para prevenir problemas:

-Cielo rasos.

El EPS prácticamente no absorbe agua por lo que, previo al revocado, se deben humedecer adecuadamente las viguetas como es usual, procurando no mojar los bloques. Un exceso de agua trasladada al mortero producirá, una vez seco, un cuarteado en forma de tela de araña por contracción de fragüe.

-Armado de losa.

Deben colocarse tablones o placas para distribuir cargas de operarios y carretillas al momento del hormigonado. No pisar directamente los bloques porque la falta deplanimetría implicará un mayor consumo de mezcla. Además, asegurar la rigidez de la losa para evitar fisuras por exceso de deformación (la falla se produce en dirección transversal a las viguetas).

-Techos.

Cuando se trate de la última losa, hay que evitar el riesgo de fisuración longitudinal por diferencia de dilatación de los componentes de la cubierta. Para esto, se pueden dejar bandas de EPS de 30 cm de ancho en concordancia con las vigas, o bien cubrir la totalidad de la superficie con aislante sobre una barrera de vapor.

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario