miércoles, 10 de septiembre de 2014

Desafío arquitectónico

Desafío arquitectónico

El terreno para esta vivienda era largo, como una espada, contiguo con una larga calle a su lado. La proporción era dramática y por lo tanto algo que se agregaba al atractivo del proyecto.

El exterior aparentemente masivo del proyecto, oculta su estrecho volumen real, cosa que se ve aún más realzada ya que las paredes falsas para el patio delantero exageran su tamaño. A la entrada del edificio hay una pequeña sala de estar, una zona de restaurante y cocina, cada una de alturas ascendentes.

Bajo la idea de largo y grande, cada espacio independiente no fue determinado por las paredes, sino por la diferencia en los niveles de piso. A la izquierda del pasillo, hice un receso, para ser utilizado por el cliente de acuerdo a sus necesidades futuras, y a la derecha.
Se planeó la habitación de un niño con un ático. En el punto en el que el dormitorio principal se encuentra con el salón está la escalera que conduce a la buhardilla y a la terraza, y al entrar en el dormitorio principal, una falsa pared de color rojo se ve a través de una gran ventana.

Bajando por la escalera de acero fijada a la pared falsa se llega a un acogedor pabellón, y encima el jardín de la azotea, con su pequeña parcela de césped y grava, la ciudad se extiende en todas las direcciones, ofreciendo una gran vista.

Desafío arquitectónico

Desafío arquitectónico

Desafío arquitectónico

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario