martes, 2 de septiembre de 2014

Cómo son las grúas utilizadas para las obras en altura

Cómo son las grúas utilizadas para las obras en altura

Las plumas resuelven el movimiento de materiales, equipos y personas, minimizando los tiempos ociosos. El caso de Alvear Tower, la torre más alta de Argentina, que superará los 250 metros.

Para levantar Alvear Tower, que será la torre más alta del país, fue necesario adquirir una grúa especial de gran velocidad. Los 235 metros de altura que alcanzará el edificio imponían no solo el desafío de resolver con eficiencia el movimiento de materiales y equipos, también el de enfrentar al viento, un enemigo de la seguridad en las tareas en altura.

La constructora CRIBA implementó una logística que se basa en una ajustada coordinación de la circulación vertical de operarios, equipos y materiales. Para eso, la empresa instaló dos grúas torre más un montacargas. “Las grúas acompañarán el crecimiento del edificio y permitirán trabajar a la velocidad que requiere el ritmo de construcción”, explica Santiago Tarasido, Gerente General de CRIBA.

Actualmente la estructura de hormigón avanza con buen ritmo y ya se aprecia la losa sobre sexto piso. La protagonista es una Potain de 60 metros de alcance, 10 toneladas de carga máxima y una altura final de 280 metros. Este equipo tiene una velocidad de izaje de 44 metros por minuto, el doble que las grúas convencionales. Además, tiene doble motor de giro para “aguantar y vencer” la fuerza del viento. De ese modo, la empresa se asegura la reducción de los tiempos ociosos, fundamentalmente para el movimiento de hierro y hormigón.

En poco más de tres años de obra, la torre de viviendas alcanzará los 56 pisos, destinados en su mayoría a viviendas. La grúa Potain permanecerá en el nivel cero a lo largo de toda la obra, mientras que la otra será levantada y reubicada en losas superiores a medida que crezca la estructura.

Otra de las innovaciones en la obra se aplica a la resolución de la estructura. En este punto, nuevamente el desarrollo vertical del proyecto propone un inconveniente a salvar: el traslado de los encofrados. En esta obra, se utilizarán dos sistemas. Para los tabiques perimetrales, un encofrado auto trepante ascenderá a medida que la estructura avance, sin necesidad de moverlo con grúa, liberando el equipo para otras tareas.

De esa manera, se enfoca el uso de las grúas torre al izaje de los elementos interiores de la estructura, minimizando la posibilidad de que el viento impida su normal funcionamiento. Así, las grúas asistirán el izaje del encofrado trepante (de tres niveles) que se usa en los tabiques interiores.

Además de asegurar un nivel de avance rápido para la estructura, CRIBA apostó por la seguridad. Se está empleando para las losas un encofrado de última generación que permite armar y desarmar el molde desde la parte inferior. De esa forma, se logra que los operarios realicen los movimientos de montaje más protegidos. Al llegar al remate, la grúa externa apoyada en el nivel cero será la encargada de desmontar a la interna.

Por otro lado, el movimiento vertical de la obra está encorsetado por el entorno en que se levanta la torre, con las torres Mulieris, Chateau y El Faro como vecinas demasiado cercanas.

Cómo son las grúas utilizadas para las obras en altura

Cómo son las grúas utilizadas para las obras en altura

Cómo son las grúas utilizadas para las obras en altura

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario