jueves, 5 de junio de 2014

El Súper Cubo. Albergue para convictos

El Súper Cubo. Albergue para convictos

En Rotterdam, Holanda, una casa de un mítico sector de los 70 se transformó para alojar a criminales en sus últimos años de condena.

Dentro de uno de los más imaginativos y exitosos complejos de vivienda de la década de los 70, uno enorme cubo en forma de árbol fue convertido en el hogar de 20 delincuentes en la etapa final de su condena. Esta suerte de cárcel vip es el proyecto social de la fundación Exodus, una ong que busca reinsertar a los convictos en la sociedad de forma paulatina.

La remodelación de este edificio es parte un programa que incluye una serie de casas en Holanda. Todas a cargo de la Exodus Foundation, una organización holandesa con 11 centros en los Países Bajos. A solicitud de los reclusos, son colocados en una de esas casas Éxodo por orden de un juez.

Estos centros están pensados para cerrar la brecha entre la detención de los criminales y su reincorporación a la sociedad. Son espacios en los que se busca brindar una orientación personalizada con el tiempo suficiente como para que los reclusos se acostumbran a vivir con otras personas. El apoyo a los convictos incluye orientación en la búsqueda de un empleo y asistencia para reunirlos con sus familias. Los centros proporcionan una red de apoyo que mantiene a los ex convictos de las viejas amistades. La interacción con los otros residentes es clave en este proceso, tanto dentro de la misma casa como en la “vecindad” del complejo.

El llamado Super Cubo estuvo casi abandonado por más de 30 años, se trata de un verdadero cubo parado en su vértice, con cuatro pisos interiores y sostenido por seis torres. Una pieza especial del singular complejo de viviendas proyectado por el arquitecto holandés Piet Blom en 1977. Pero, desde la finalización del barrio, en 1982, el Super Cubo estuvo casi todo el tiempo vacío. La remodelación para convertirlo en albergue para convictos estuvo a cargo del estudio de arquitectura Personal.

Según los arquitectos Sander van Schaik y Maarten Polkamp, el fracaso del proyecto original tiene su explicación: “El edificio era oscuro, caluroso en verano y sin ninguna relación entre los distintos niveles”. Además, subir y bajar dentro del edificio resultaba cansador y tedioso. Ninguna de estas características eran buenas para la nueva función a la que se lo destina actualmente. Para albergar a los convictos se necesitaba máxima transparencia, control social y lugares para el encuentro de los habitantes.

El problema principal que vieron los proyectistas para convertir el viejo edificio e un lugar estimulante para los presos fue cumplir con el programa exigido: veinte habitaciones, una cocina comedor comunitario y espacios de uso común. Para eso, los arquitectos decidieron abrir un gran vacío de aproximadamente 3 x 3 metros de lado en el centro de la planta, que recorra el edifico en toda su altura. Así, obtuvieron un espacio que lleva luz natural desde la cubierta a todos los niveles, plantea la transparencia buscada y permite la interpretación del cubo como un todo. Además, la intervención regula térmicamente el edificio gracias al efecto chimenea que produce el gran espacio vertical.

Ese espacio central está limitado por cuatro paredes caladas, en las se ubican varias áreas de uso, como la recepción, la despensa, el lavadero (que también sirve de baño), los depósitos y la cocina. Como era cantado, ese atrio de toda la altura alberga las escaleras que permiten subir a todos los pisos.

Las autoridades esperan que la nueva función del Súper Cubo no perturbe a la singular comunidad que habita el complejo. Para eso, la Exodus Foundation incrementará la supervisión del emprendimiento y sus efectos sociales inmediatos. Esperan la colaboración de los habitantes regulares del barrio y de voluntarios preparados para esta experiencia. Los residentes del Súper Cubo están transitando los últimos nueve a 15 meses de su condena.

El Súper Cubo. Albergue para convictos

El Súper Cubo. Albergue para convictos

El Súper Cubo. Albergue para convictos

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario