miércoles, 7 de mayo de 2014

Forjar la montaña

Forjar la montaña

La Casa en Kisami es un refugio privado con vista al mar en el extremo sur de la península de Izu, a unos 180 kilómetros al sur de Tokio. Situado en el extremo de una pequeña carretera de montaña, el sitio cuenta con una fuerte pendiente, por lo cual no quedó motivo que proyectar dialogando con ella.

El proyecto se desarrolló en base a la excavación de la montaña. Con la mayor parte del sitio inclinado a 30 grados y menos de una décima parte plana, el proyecto comenzó con forjar la montaña. La colocación de un pequeño volumen trapezoidal fue la “piedra” con la que se moldeó la pendiente. Los volúmenes que contienen la vivienda desafían su masa a medida que giran alrededor de un pivote poco visible.

El primer volumen contiene las habitaciones, y sobre él, un segundo volumen girado con las áreas más públicas, sala de estar, comedor y cocina.

El techo del primer volumen es habitable y el segundo cuerpo en diagonal genera una terraza cubierta bajo él. La casa se construye completamente de hormigón, abriéndose a través de grandes ventanales en sus fachadas orientadas al mar.

La vivienda de 167 metros cuadrados fue construida en su mayoría en hormigón armado, ya que sólo este material podía asegurar la firmeza necesaria para una construcción de este tipo.

Forjar la montaña

Forjar la montaña

Forjar la montaña

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario