viernes, 17 de enero de 2014

La torre BBVA Bancomer a fondo

La torre BBVA Bancomer a fondo

El diseño crea una nueva jerarquía de comunidades o “pueblos” verticales, con zonas abiertas o ajardinadas donde los empleados y los visitantes pueden reunirse y disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad.

Rogers Stirk Harbour + Partners (RSHP) en colaboración con el estudio de arquitectura Legorreta + Legorreta (la denominación de esta unión temporal de empresas es LegoRogers) recibieron el encargo de diseñar el nuevo edificio que albergue la sede social de BBVA Bancomer en Ciudad de México. El solar, adyacente al parque Chapultepec, es uno de los más destacados de la capital mexicana, y el nuevo edificio se erigirá como la manifestación física de la asociación entre Bancomer, el banco principal de México y BBVA, una de las instituciones bancarias más importantes del mundo.

La colaboración entre los dos estudios, que practican dos lenguajes arquitectónicos diferentes aunque comparten los mismos valores, ha generado un proyecto singular que, en vez de poner de manifiesto las divergencias entre los dos estudios, creará un diseño innovador para el proyecto y para Ciudad de México. El diseño del nuevo edificio se basa en la reinterpretación de la configuración tradicional de un espacio de oficinas, al ofrecer una gran variedad de ambientes de trabajo para todos los usuarios, fórmula que enriquecerá el modelo universal de espacio comercial. El diseño explora un tipo de arquitectura que promueve el sentimiento de comunidad así como la interacción entre los empleados. Además, pretende la creación de un ambiente de trabajo más organizado, en comparación con edificios más convencionales de oficinas.

El concepto del proyecto evolucionó a partir del deseo de contribuir al perfil del paisaje urbano mediante la respuesta al área que rodea. La torre será visible desde varios puntos de la ciudad, lo que la convertirá en un punto de referencia y creará un nuevo icono urbano. El proyecto responde al cambio de dirección del paseo de la Reforma en la intersección donde se levantará el edificio, y los dos ejes se reflejan en la composición de la forma arquitectónica.

El diseño, que ha evolucionado a partir del análisis de las diferentes orientaciones de cada fachada, representa una respuesta contemporánea a la parcela, a la vez que se inspira en la tradicional arquitectura mexicana. La geometría del sistema exterior de protección solar utiliza un diseño de entramado que protegerá a cada una de las fachadas de la luz solar y del calor a la vez que optimiza la entrada luz natural. Este sistema dota al edificio de una textura que evoca los entramados o celosías tradicionales. Los materiales locales, el diseño contemporáneo y las soluciones de ingeniería, que optimizan el consumo energético y minimizan el impacto ambiental contribuirán a la consecución de la acreditación Gold de LEED. El proyecto se basa en la generación de plantas diáfanas y eficientes, donde la superficie dedicada a oficinas cumpla con los requisitos de los usuarios actuales pero que pueda adaptarse fácilmente a las necesidades cambiantes en el futuro. Todas las zonas recibirán una gran cantidad de luz natural, disfrutarán de vistas impresionantes y tendrán acceso a jardines exteriores de triple altura. Dichos jardines, colocados cada nueve plantas, permiten que el espacio de trabajo pueda ubicarse el “pueblos” o comunidades “verticales” que aumentarán la riqueza y la variedad del ambiente de trabajo. Las áreas comunes para los empleados, como la cafetería (situada encima del estacionamiento y desde donde se disfrutan de vistas espectaculares del parque) y el auditorio, están diseñadas para fomentar una interacción intensa y crear una sensación de comunidad tanto entre empleados del mismo departamento como entre empleados de divisiones diferentes del banco.

En la planta baja, la entrada de triple altura en la esquina con el paseo de la Reforma conectará las operaciones bancarias para clientes privados con las operaciones comerciales que tienen lugar en las plantas superiores. Desde la planta baja, los ascensores panorámicos, con vistas al parque, transportarán a visitantes y a empleados hasta el sky lobby, un vestíbulo elevado que actuará de “ventana” a la ciudad y al parque. Las exposiciones y los actos públicos que se organicen tendrán lugar en el vestíbulo, el auditorio y la cafetería. Esta última estará localizada en la terraza de encima del estacionamiento y se accederá a la misma desde el vestíbulo elevado. Este espacio ofrecerá una zona ajardinada adicional y la terraza de un restaurante con vistas espectaculares del parque. Cuando se acabe el proyecto, en 2013, el rascacielos de 50 plantas proporcionará aproximadamente 78.600 m2 de espacio de oficinas de primera calidad para BBVA Bancomer, con cabida para unos 4.500 empleados.

La torre BBVA Bancomer a fondo

La torre BBVA Bancomer a fondo

La torre BBVA Bancomer a fondo

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario