lunes, 14 de octubre de 2013

Dos prismas apoyados en el suelo

Dos prismas apoyados en el suelo

Según el estudio Foraster Arquitectos, no se puede entender su profesión como un ejercicio de ensimismamiento. “Al igual que en cualquier otro oficio, la relación con el cliente es clave; se trata de un trabajo bidireccional y, en última instancia, de un servicio a un tercero. Hay que atender los deseos del cliente, hacer un proyección espacial de su personalidad”.

Por suerte para ellos, en su último proyecto, una vivienda en la urbanización de La Bilbaína, junto a la capital vizcaína (España), encontraron dos almas para las que construir su casa no era una cuestión baladí. Partían de una idea clara: el deseo de vivir en una casa contemporánea junto a sus hijos para hacer vida en familia. Lo poco común es que este planteamiento tenía un desarrollo a nivel de detalle. Por ejemplo, querían una escalera escultural que uniera las dos plantas.

Esta actitud por parte del cliente hizo que, solo la fase de ideas, llevara semanas. Pero eso implicó también que no se dieran pasos en falso. El resultado es una vivienda de 670 m2 consistente en dos prismas apoyados en el suelo y otro perpendicular que descansa sobre aquellos. Con esta volumetría se consigue que aumente la superficie de la fachada orientada al sur, donde se vuelcan todos los espacios nobles de la vivienda.

Y al sobresalir estos volúmenes, se crean diferentes ambientes en el exterior: un jardín vegetal, otro con plantas aromáticas y una plaza. Alrededor de la plaza, en la planta baja, se encuentran el salón, la sala de juegos infantil y el comedor, abierto a la cocina. Todos estos espacios tienen una comunicación visual a través de la misma, con lo cual se obtiene esa mencionada conexión familiar. Por su parte, el salón y la biblioteca tienen doble orientación: al jardín aromático, como el resto, y al jardín vegetal.

En la fachada orientada al oeste se sitúa el porche, que comparte con el salón la chimenea a doble cara. A la planta primera se accede por una escalera helicoidal donde se ha creado un espacio a doble altura que da luz a todo el volumen. En el sótano se localizan las zonas de servicio y se ha habilitado una zona de gimnasio que recibe luz natural a través de un patio inglés. Las fachadas y solados son de piedra caliza y la carpintería de aluminio incorpora vidrios de seguridad aislantes de protección solar. Las persianas instaladas en el área de dormitorios son motorizadas de aluminio, con lamas orientables. La innovación viene por el suelo radiante, las placas solares de producción de ACS y el sistema de domótica y seguridad anti-intrusión.

Dos prismas apoyados en el suelo

Dos prismas apoyados en el suelo

Dos prismas apoyados en el suelo

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario