jueves, 17 de octubre de 2013

Cortando la monotonía de las construcciones industriales

Cortando la monotonía de las construcciones industriales

En Zárate, la planta industrial de Industrias Guidi (IG), dedicada a la fabricación de autopartes, amplía su capacidad de producción con una serie de edificios que completarán 13.800 metros cuadrados cubiertos en varias etapas.

El proyecto del estudio EVPP Arquitectos (María Teresa Egozcue, Guillermo Vidal + Gabriela Pastorino, Simonetta Pozzolo) buscó optimizar la funcionalidad a través de la modulación (con previsión de crecimiento futuro), y se abocó a resolver la estanqueidad al agua y a sacar el mayor provecho de la iluminación natural.

Los proyectistas crearon una “imagen actual y dinámica”, según su propia definición. El rasgo característico del conjunto es el juego de desfasajes en planta y en altura que genera dinamismo en la morfología. Para los autores, esta estrategia le confiere “una imagen innovadora con calidad arquitectónica”, que dista de los galpones o naves convencionales frecuentes en los edificios industriales. La planta en la primera etapa, ya concluida, está organizada en tres naves interconectadas.

El color se utilizó como complemento de la arquitectura: “La nave de estampado, por ser la más alta y distintiva, se proyectó en el color azul institucional de IG, para que se destaque en el conjunto y además se le diseñó un tratamiento tipo random en sus aventanamientos, para evitar la monotonía”, explica la memoria de la obra. Además, como esa nave es muy alta, actúa también como referente de imagen e identidad de la empresa desde la autopista.

Sobre las fachadas se proyectaron parasoles verdes materializados con estructuras metálicas. De ese modo, las plantas trepadoras florales actuarán como protección solar, cubriendo salas de máquinas y varias instalaciones (extractores, tanque de incendio, compresores). Esta solución le da textura y color natural a las extensas fachadas industriales.

La planta industrial contará con sectores para acopio de materia prima, de estampado, de soldadura y de producto terminado y despacho. Todo ello complementado con accesos y egresos vehiculares diferenciados, circulaciones y circuito de calles internas pavimentadas para la circulación de camiones de gran porte. Más áreas de apoyo como seguridad, comedor, vestuarios, administración.

Las naves se diseñaron con estructura metálica reticulada, fabricada en taller para luego ensamblarla en la obra. Los cerramientos verticales son paneles machihembrados conformados por una doble chapa con un núcleo de poliuretano inyectado. La chapa exterior es prepintada blanca o azul, según la nave, y la interior es galvanizada.

Para facilitar el crecimiento de las naves, se implementó una modulación de 16 por 15 metros que compatibiliza aspectos funcionales, constructivos y estéticos. De ese modo se podrán armar naves con módulos de distintas alturas y largos para generar variedad de alternativas volumétricas en fachadas y planta, que sirven para ingreso de luz natural, ventilación, accesos peatonales y crecimiento en los dos sentidos, (lateral y contrafrente).

Las cubiertas son de chapa continua conformada in situ. Los paños de chapa se vincularon entre sí con un sistema de encastre con clips, y luego fueron engrafados. En la cara interior se instaló una aislación de lana de vidrio de 3” con foil de PVC blanco, suspendida sobre alambre tejido en obra.

Dada la gran superficie cubierta, uno de los requerimientos principales era evitar el ingreso de agua. Por eso, los proyectistas pusieron énfasis en que se evitó generar perforaciones de todo tipo. Y destacan que se “decidió colocar iluminación lateral mediante paños de chapa translúcidos encastrables e hidrófugos en los desniveles de las naves”.

Cortando la monotonía de las construcciones industriales

Cortando la monotonía de las construcciones industriales

Cortando la monotonía de las construcciones industriales

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario