jueves, 20 de junio de 2013

Un buceo por el Museo

Un buceo por el Museo

Diez años después de terminar el Museo Marítimo de Ílhavo, el estudio ARX Portugal ha ampliado el edificio añadiendo un acuario dedicado solamente a los bacalaos.

El edificio del acuario conecta otros dos edificios y establece un conjunto de equipamiento construido en torno a los temas del mar y la pesca. En esta particular estructura, el Museo Marítimo es el lugar de la memoria, el Acuario el espacio para la vida marina y CIEMAR es el centro de investigación de las actividades del hombre relacionadas con el mar.

La articulación de estas tres unidades es a la vez un equipamiento urbano autónomo que se relaciona con el contexto y define un espacio público.
La ampliación de este “complejo marino” se realiza a través de la inclusión del Acuario.

La forma resulta de dos cuerpos superpuestos horizontalmente en busca de una escala de transición. En su dualidad de materia propuesta, el cuerpo de hormigón blanco emerge del suelo y establece la base para la definición de un cuadrado. El cuerpo negro de escamas metálicas flota y define la altura de la plaza. Redefiniendo la urbanidad pública en tres dimensiones.

En el centro del edificio se encuentra el pescado y el mar. El camino del visitante es una rampa en espiral, un viaje que comienza en suspensión en el tanque y se convierte lentamente en un “buceo”, una completa experiencia de inmersión en el hábitat marino.

El auditorio informal, con amplia visibilidad hacia el acuario, marca una pausa en la visita para dar espacio a la contemplación y la información sobre la vida de las especie marina, el bacalao.

Un buceo por el Museo

Un buceo por el Museo

Un buceo por el Museo

Un buceo por el Museo

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario