sábado, 13 de abril de 2013

Un Calatrava demasiado rígido

Un Calatrava demasiado rígido

Un informe técnico considera que el diseño de la cubierta "móvil" del Palacio de Buenavista impide que pueda moverse

Por muy bien que se hubiera soldado la polémica visera del Palacio de Congresos de Santiago Calatrava en Buenavista en Oviedo, siempre habrían aparecido grietas. Ésa es la conclusión principal de un estudio técnico realizado por la empresa Cade, una de las ingenierías españolas más destacadas en este tipo de análisis, en el que se examinan los motivos por los que fracasó el intento de construcción del arco móvil.

Este elemento, uno de los aspectos más singulares del proyecto de Calatrava para Buenavista, generó todo tipo de problemas al intentar soldar las 32 costillas al arco móvil que debía subir y bajar impulsado por un sistema hidráulico. Durante el proceso aparecieron grietas y ante la imposibilidad de garantizar que el ingenio mecánico pudiera bajar tal y como había sido diseñado, finalmente se optó por anclar todo ese mecanismo y hacer fija la visera "móvil".

La pregunta de por qué falló el arco móvil ha sido analizada en distintos procesos judiciales que han requerido costosos peritajes. Para lograr saber qué sucedió con el arco móvil, la ingeniería Cade realiza diferentes simulaciones que tienen en cuenta el diseño (geometrías y materiales) y las secuencias de ejecución de la soldadura, en condiciones de un proceso de soldadura ideal o libre de defectos. Los cálculos fueron encargados a empresas diferentes para minimizar"las incertidumbres asociadas al resultado del análisis".

La conclusión más importante, explica el informe,es que "independientemente de la ejecución, con el diseño actual no es posible culminar con éxito la soldadura del arco móvil". "Incluso en una ejecución perfecta", insiste, sería imposible soldar las piezas sin que volvieran a aparecer las grietas que obligaron a dejar fijo el arco móvil.

Uno de los principales problemas,indica el estudio, es la rigidez de las piezas que hay que soldar, pero también la curvatura del arco, que incrementa la tensión.

La segunda conclusión se refiere a si una modificación del diseño podría permitir montar el arco móvil.El informe asegura que sí, pero indica que habría que utilizar otro tipo de soldadura y modificar todo el proceso.Lo que sí descarta el documento es que la ejecución de la soldadura, que llegó a realizarse dos veces, tenga una influencia decisiva. La ingeniería insiste en que su importancia es "relativa", puesto que las grietas aparecerían "incluso considerando una ejecución ideal o perfecta, libre de imperfección". "Es decir, que por muy buena que hubiese sido la ejecución, el resultado final habría sido el mismo. Con un diseño inadecuado, ni siquiera una ejecución perfecta es garantía de no tener problemas", concluye

Unas conclusiones demoledoras
Las conclusiones del estudio realizado por la ingeniería Cade forman parte de un peritaje encargado por el Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Oviedo a raiz de las denuncias cruzadas entre la UTE que se adjudicó las obras y una empresa de ingenieria austriaca encargada de la asistencia técnica para la cubierta móvil del edificio. El estudio se basa en la simulación virtual del proceso de soldadura del arco móvil del Calatrava mediante el manejo de distintas opciones y técnicas. Concluye que "con el diseño actual no es posible culminar con éxito la soldadura del arco móvil". El estudio arroja los mismos resultados de aparición de grietas que se obtienen en la realidad incluso considerando una ejecución ideal o perfecta. "Modificando el diseño, sería posible culminar la ejecución aceptablemente" pero con otro tipo de soldadura, un material más dúctil y una estructura que no provoque tantas tensiones. El juez entiende sin embargo que la ingenieria austriaca, a la que responsabiliza, debería haber advertido de estos defectos".

Un Calatrava demasiado rígido

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario