viernes, 8 de febrero de 2013

El muro perdido

El muro perdido

El proyecto The Lost Wall realizado por YNL Design no está destinado a ser un renacimiento físico de lo que se perdió, sino más bien una intervención ideológica a través del uso de la intrusión de la arquitectura controversial.

Esta redefine el sitio del proyecto a través del contraste de la forma con el lugar que le rodea, una alegoría moderna de China y su trato destructivo de los edificios históricos en el siglo pasado. El objetivo es reforzar la importancia de la preservación histórica al proporcionar una discusión cultural.

Con la revolución comunista de 1949, los valores sociales y culturales de China fueron sacudidos y alterados a tal punto de cambiar los antiguos métodos constructivos que han definido la vida urbana en la ciudad de China donde se vieron como anticuados y poco relevantes. Los comunistas chinos trataron de crear una nueva y fresca utopía socialista en donde cualquier icono cultural chino se convertía en sospechoso. En una carrera por construir una capacidad industrial en China, muchas estructuras históricas fueron destruidas.

Además, durante los 50’s el desarrollo del plan maestro de la ciudad y el sistema creado “Weigai” en 1980 transformaron viejos vecindarios “Hutongs” en nuevos vecindarios residenciales de alta densidad. La preservación histórica se pospuso en la agenda gubernamental y fue poco valorado por el público general.

La arquitectura sustentable del mañana no debería limitarse a la vivienda verde y al consumo de energía; sino que también debería ser culturalmente sostenible a la historia única de la ciudad y ser parte de un esfuerzo general que transmite la urgente necesidad de la preservación histórica en una ciudad con un profundo valor cultural.

El sitio seleccionado está junto a una carretera, en donde una antigua muralla perteneciente a la ciudad anterior se había levantado. Actualmente es un parque construido con espacios de uso mínimo del lado izquierdo. La vivienda, un problema existente desde hace mucho tiempo, trató de destruir masivamente edificios históricos de Beijing, lo que es el programa propuesto del proyecto. Para ilustrar simbólicamente la existencias de la muralla demolida de la ciudad, un diseño largo y estrecho se usó. La meta es dar a conocer la identidad cultural de la ciudad con una declaración contemporánea de la arquitectura.

La fachada norte del edificio es un muro grueso sólido de piedra con un mínimo de articulación arquitectónica, sirviendo como una barrera para proteger contra el ruido generado por el tráfico de la carretera. Es una representación simbólica de la muralla demolida de la ciudad y su función protectora contra enemigos. También bloquea el viento desagradable del Norte durante el invierno de Beijing.

Al sur de la gruesa muralla está el patio interior, donde la identidad existente del sitio es preservada. Está destinado a ser un patio compartido por los ocupantes y abierto al público en general. Aislado de las calles adyacentes, este espacio de escala abrumadora proveerá un ambiente tranquilo para los usuarios. Este vacío también permite que la luz natural penetre en las viviendas, similar a los patios adyacentes de las casas de Beijing.

El muro perdido

El muro perdido

El muro perdido

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario