domingo, 23 de diciembre de 2012

Una arquitectura que estimula los sentidos

Una arquitectura que estimula los sentidos

Este Centro de Educación Infantil y Comedor ubicado en el barrio Parque Goya, en Zaragoza, España, es obra de la firma Magén arquitectos, quienes desarrollaron una solución que a partir de elementos de diferentes tamaños y colores estimula los sentidos de los niños, además de hacer este centro educativo un espacio lúdico.

El conjunto se desarrolla en una sola planta lo que le permite relacionarse de manera más directa con el contexto que lo rodea y con el suelo. La manera como se dispusieron los diferentes locales permiten que los límites entre el interior y el exterior se disuelvan, generando así una sensación de amplitud y continuidad. Los patios, jardines y pórticos articulan las diferentes edificaciones, además de que delimitan las diferentes áreas del conjunto.

El interior de los edificios fue resuelto con elementos de diferentes tamaños, texturas y colores para estimular con ello las capacidades sensitivas de los niños. En las aulas, el suelo y el zócalo hasta 1,20 m. definen un vaso continuo de linóleo, de diferente color en cada una, mientras que las paredes desde esta altura y los techos están revestidas de placas de yeso laminado fonoabsorbente para mejorar las condiciones acústicas en el interior. Una disposición aleatoria de tres tonos de piezas de cerámica con acabado texturizado de fibra natural configura los suelos y revestimientos de los espacios de circulación y el comedor.

El diseño de los pisos y la jardinería de los espacios exteriores también se relacionan con la estimulación sensorial del usuario infantil. En los patios abiertos, el pasto, los pisos de diferentes colores, la arena, y una solera de concreto de tonos terrosos configuran los pavimentos; mientras que los patios cerrados fueron decorados con plantas de bambú y pisos con grava volcánica y corteza de pino.

En la jardinería las especies de hoja perenne como: magnolios, aligustres, olivos, cedros, y bambú, junto con el césped natural, contribuyen durante todo el año a crear una atmósfera vegetal que define el carácter del centro como escuela jardín, mientras que las especies de hoja caduca: catalpas, ailantus y chopos, ofrecen un aspecto cambiante con las estaciones del año.

Una arquitectura que estimula los sentidos

Una arquitectura que estimula los sentidos

Una arquitectura que estimula los sentidos

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario