viernes, 2 de septiembre de 2011

Un espacio para hacer cosas

Un espacio para hacer cosas

Los arquitectos Spaceworkers han desarrollado en Lordelo (Portugal), un edificio que no alberga un programa; sino actos. Una “fábrica” para la ciudad, un espacio para hacer cosas, cualquier cosa. Comunicar. Comunicarse.

El proyecto consiste en un espacio donde las fronteras físicas del terreno están diluidas en la geometría de la forma las zonas permeables creadas por el equilibrio, reforzando la fluidez deseada del espacio urbano del alrededor.

El edificio se ve como un a forma maciza, modelada sobre la base de relaciones extranjeras que mejorar, fácilmente aprovechadas a la velocidad de los autos y capaz de estimular la curiosidad de los transeuntes, en un constante juego de seducción entre “mostrar” y “esconder”.

El interior está pensado como una especie de espiral funcional contínuo en torno a un gran vacío central, explorando una idea de transparencia, diluido en una estructura floja (sugiriendo las ramas de árboles en un bosque denso), haciendo que la percepción de diferentes espacios posibles y ser una invitación constante al movimiento y el descubrimiento de espacios que son visibles.

Por iiarquitectos y arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario