martes, 18 de mayo de 2010

El Barroco I

El Barroco I
El Barroco I

El Barroco La existencia como obra de arte total

Nadie ha caracterizado con más acierto el sentimiento del Barroco que el dramaturgo español Calderón de la Barca, en su obra El gran teatro del mundo, en 1645, trasladó a su tiempo el viejo tópico del ‘Mundo, un teatro’, los hombres son actores en presencia de Dios Padre y la corte celestial; la obra que interpretan es su propia vida y el teatro es el mundo.

La metáfora del ‘Teatro del mundo’ recorre todo el Barroco, desde fin del siglo XVI hasta avanzado el XVIII.

Época marcada por fuertes contradicciones, Ser y parecer, ostentación y ascetismo, poder y debilidad, constantes antagonistas del periodo.

Francesco Borromini, San Carlo alle Quattro Fontane, Roma, Detalle fachada
El arte Barroco se dirige siempre a los sentidos del espectador.

Su aspecto teatral, su ilusionismo y el dinamismo de sus formas pretenden impresionar, convencer, provocar un movimiento interior.

Así se explica que se perciba como algo exaltado, efectista.
A finales del siglo XVIII Francesco Milizia decía de Borromini, el ‘superlativo de lo extravagante, el exceso de lo grotesco’.

Barroco temprano en Roma

La política pontificia en cuanto a construcciones tuvo siempre un objetivo claro:

Edificios de grandes proporciones similares o superiores a los antiguos, el espectáculo grandioso debía confirmar o devolver la Fe a quienes no tenían seguridad en ella, como fue posteriormente el proyecto de la Plaza de San Pedro en Roma.

El segundo objetivo, casi tan importante como el primero era asegurarse la fama póstuma personal.

Características

Es emocional, sensual, una reacción contra las estrictas reglas estéticas impuestas por el Renacimiento.

Se beneficia de los descubrimientos científicos:
La geometría
Cálculo infinitesimal

Abren camino a nuevas formas arquitectónicas.

Énfasis en la geometría.

Los arquitectos podían resolver problemas estructurales de gran dificultad.

Proyectar complejas concepciones espaciales en forma de dibujos describiéndolos fielmente, lo que facilita el trabajo del constructor.


Grandes volúmenes de espacios enmarcados por formas geométricas:
Círculos
Semicírculos
Elipses

Cúpulas

Formas en continuo movimiento

La arquitectura es absolutamente tridimensional.

Agrupación de columnas con pilastras.

Frontones circulares dentro de triangulares y duplicación de cúpulas.

Se enfoca a la Iglesia como el Gótico y se difunde por todo Europa lo que no hizo el Renacimiento.

Se rige por los principios clásicos y los volúmenes.

La cruz griega metamorfoseada en círculo.

Los bosquejos en perspectiva que proyectan los planos con una redondez escultórica.

El palacio Cerrado, métrico del Renacimiento se cambia por abierto.

GIANLORENZO Bernini, Extasis de Santa Teresa
Giácomo della Porta

Se considera el continuador de Vignola de quien fue discípulo.

Una de sus obras más famosas el Gesú, tipo de iglesia de la Contrarreforma, destinada a la devoción colectiva y la predicación.

La iglesia fue encargada en 1568 a vignola, por los jesuitas quienes necesitan espacios en los que la participación de los fieles en la liturgia se lleve acabo sin elementos que desvíen la atención y para esto necesitan un espacio unificado y unificador.

El Gesú se convierte en el modelo para todos los templos de la Compañía.

Vignola realiza una nave única cubierta con bóveda de Cañón, de 18 metros de claro, con cuatro capillas intercomunicadas a cada lado y un trancepto.

En el crucero una bóveda impresionante ilumina el presbiterio.

A la muerte de Vignola en 1573, Giacomo della Porta se hace cargo de la fachada (también termina la cúpula de San Pedro a la muerte de Miguel Ángel)

Transforma los planos originales de Vignola para la fachada de estilo manierista a un dinamismo y juego de claroscuro que denuncian la tendencia Barroca.

Los sencillos alerones de Vignola cambian por potentes contrafuertes en S, con enroscadas volutas, estos se impondrán en las iglesias barrocas.

Gian Lorenzo Bernini (1598 - 1680)

Escultor seguidor de Miguel Ángel.
Obras:
San Andrea del Quirinal, 1658
Baldaquino de San Pedro, 1623
Sta. Bibiana 1624
Escala Regia
El Éxtasis de Santa Teresa 1647
Fuente Plaza Navona, 1648
Altar del trono de San Pedro, 1657
Columnata de San Pedro, 1656
Palacio Pamphili
Biblioteca Alejandrina

San Andrea del Quirinal

Emplea el óvalo como base de la composición y muestra las posibilidades plásticas de un Arquitecto pintor y escultor, logrando una perfecta y rara integración de las artes plásticas.

Baldaquino de San Pedro, Bernini

Bernini parte de un Baldaquino similar al utilizado en las procesiones, pero gigantescamente ampliado.

El baldaquino constituye el punto culminante del camino al altar
Nuevo orden columna salomónica

Basado en columnas pintadas por un pintor que las hizo tomando datos de la descripción del Templo de Salomón en escritos antiguos.

Capitel Corintio

Decorado Fitomórfico (Decorado a base de plantas)

Esculturas doradas.

Es una extraordinaria síntesis de escultura y arquitectura.

Santa Bibiana

Fuente de los cuatro ríos plaza Navona, Bernini

La fuente tiene un obelisco en el centro y basa la historia en la naturaleza.

Las figuras alegóricas rebelan directamente su significación.

La roca parece casi natural, las palmeras se inclinan al viento y el agua cae ruidosamente en la fuente.

El Papa Inocencio X Pamphili autorizó el que se removiera el obelisco del circo de Massenzio a la Plaza Navona, de acuerdo con el proyecto de Bernini.

Alrededor de este monolito se colocaron cuatro estatuas de mármol de cinco metros de altura que representan ríos.

El primero realizado por Claudio Poussin estaba dedicado al río Ganges, simbolizando Asia.
El Nilo, representando a Africa, fue realizado por Giacomo Antonio Fancelli.
El Danubio, por Europa, relizado por Antonio Raggi y finalmente
El Río de la Plata, representando América y realizado por francesco Baratta.


Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario