jueves, 13 de mayo de 2010

Arquitectura Siglo XVI en México

Arquitectura Siglo XVI en México
El Palacio de Cortés en Cuernavaca

Probablemente la edificación novohispana civil más antigua que se conserva en el país.

La tradición como centro de recolección, llevó a los conquistadores después del sitio de Tenochtitlán a construir el núcleo del palacio de Cortés: cuatro cuartos con una terraza de arcadas.

Arquitectura Religiosa

Las órdenes mendicantes fueron muy importantes en la conformación de las ciudades de la Nueva España.

Los religiosos planearon las trazas, construyeron iglesias además de sus labores de educación y evangelización. Los franciscanos llegaron a territorio americano en 1524, los dominicos en 1526 y los agustinos en 1533.

Gran cantidad de iglesias coloniales se construyeron sobre los antiguos templos prehispánicos e incluso se reutilizaron los materiales.

Las construcciones religiosas más tempranas (siglo XVI) son sencillas, fortificadas y muy influenciadas por la arquitectura medieval europea. Los edificios tienen almenas que son elementos arquitectónicos que rematan los muros para resguardar a los defensores, asi como torreones y troneras.

Capilla abierta del convento agustino de Actopan

La capilla abierta es característica de la arquitectura colonial.

Ésta era un espacio en el que los religiosos españoles daban misa cuando el número de personas que asistía era muy grande y no podía celebrarse el servicio al interior de la iglesia.

Uno de los estilos de la época colonial es el plateresco porque lo relacionaron con el trabajo de los plateros.

El estilo se originó en España y se caracteriza por los ornamentos de las columnas, los capiteles corintios y los arcos de medio punto, entre otras cosas.

Parroquia de Coyoacán

Construida por los Dominicos en 1587, a pesar que ha sufrido modificaciones y tiene algunos elementos renacentistas que se agregaron posteriormente al templo primitivo.

Cuilapan de Guerrero, Oaxaca

Fundado en el siglo XVI, en 1550 se inician las obras del complejo dominico de Cuilapan, bajo las indicaciones de Fray Domingo de Aguinaga con una capilla abierta, un templo de planta basilical, el claustro, un portal de peregrinos y un ala para novicios.

El templo fue concebido como una iglesia al aire libre a partir de la capilla abierta; su fachada es plateresca y en el interior hay una danza de arcos que corren paralelos a los muros.

Anexo se encuentra el templo inconcluso con restos de nervaduras góticas de su bóveda; y a un costado están el portal de peregrinos y el convento, que conserva parte de sus dependencias y restos de pintura mural.

Capilla abierta de Actopan, Hidalgo

EI exconvento agustino de San Nicolás de Tolentino de Actopan es el monumento histórico más importante deI estado de Hidalgo. Desde el punto de vista arquitectónico y pictórico, constituye uno de Ios mayores ejemplos deI arte novohispano deI siglo XVI, por Io cual fue declarado Monumento Histórico y Artístico de Ia Nación, mediante el Decreto deI 2 de febrero de 1933 emitido por el Gobierno de Ia República.

La fundación deI convento data de 1546, aunque ésta fue ordenada oficialmente dos años después, siendo provincial de Ia orden el ilustre fray Alonso de Ia Veracruz.

Es una gran bóveda de medio cañón, de mampostería, que mide 17.5 metros de ancho y más de 12 de altura. Estas dimensiones son superiores a las bóvedas de Notre Dame de París, de las catedrales de Sevilla y de Toledo.

Las pinturas murales del interior contienen escenas de la creación del mundo según el Génesis. La expulsión de Adán y Eva del jardín del Edén, el Arca de Noé, del Apocalipsis de san Juan y también del Purgatorio y del Juicio Final.

En los muros laterales aparecen, en vistosos colores, las penas del infierno. En pequeños recuadros se pintaron las situaciones de pecado, y junto los suplicios que los demonios aplican a los pecadores.

San Nicolás de Tolentino, fue un fraile agustino del siglo XIII.

La portada de cantera es plateresca, predominan los elementos renacentistas.

Para lograr un efecto visual, se simuló una gran puerta haciendo un arco rehundido decorado con casetones.

La entrada ficticia se enmarcó con dos pares de columnas, todo realizado en cantera rosa y adornado con finos relieves.

A la derecha esta una elevada torre de planta cuadrangular para las campanas, con ventanas y remates que asemejan al arte mudéjar. Mide unos 38 metros de altura.

Las almenas que coronan los muros recuerdan el sentido simbólico del templo como fortaleza espiritual.

El interior está techado con bóveda de cañón y en la nave hay altares neoclásicos. La sacristía está cubierta con bóveda de nervaduras. Restos de interesante pinturas murales cubren sus paredes.

El Convento Portal y Portería

El portal de entrada es una arcada de tres arcos renacentistas apoyados en gruesos pilares.

El recinto inmediato es la portería, donde se puede ver uno de los murales mejor conservados y de mayor tamaño que existen en los conventos mexicanos del siglo XVI.

En él se representa parte de la vida de san Agustín de Hipona, la fundación de la orden de frailes, y la actividad de los religiosos, la oración, la penitencia y el estudio, así como su predicación en la Sierra Alta o Sierra de Hidalgo.

Claustro, Refectorio y Cocina

El núcleo del convento es el claustro, patio rodeado de arcadas, en la planta baja son arcos ojivales, y en la parte alta elegantes de arcos de medio punto.

En el sur está el refectorio o comedor de los frailes, con una bóveda con casetones rehundidos y pintados, existe un púlpito para hacer lecturas que debían oír los frailes mientras comían.

Junto al refectorio está la cocina, notable por sus dimensiones y que conserva una gran chimenea. Hay aquí una curiosa combinación de ventanas: una circular y otra triangular, que recuerdan el símbolo de la Trinidad.

Cubo de la Escalera

Las pinturas le dan un aspecto suntuoso. El tema son los varones más ilustres de la orden agustina desde san Agustín hasta el siglo XVI. Aparecen generales de la orden, maestros, intelectuales y santos como Nicolás de Tolentino y Guillermo de Aquitania.

Algunas figuras se copiaron de pequeños grabados de un libro sobre la orden, escrito por el beato Alonso de Orozco impreso en Sevilla en 1551.

Los murales están separados por cenefas horizontales y verticalmente por arcos simulados.

En el desembarque superior de la escalera esta la figura de san Agustín. En la parte baja del muro sur se pintaron arrodillados a fray Martín de Azevedo que vivió en el convento hacia 1599 y los caciques indígenas Juan Inica de Actopan y don Pedro de Izcuincuitlapilco, caciques indígenas de estas poblaciones.

El Aposento

En la parte alta, con vista al atrio esta la celda del prior conocida como "El aposento", las pinturas que tiene en la bóveda representan al monograma de Cristo dentro una corona de flores sostenida por cuatro ángeles.

Una escena del Calvario y un escudo con las "Armas de Cristo" o símbolos de la Pasión. A la entrada se pintaron la figuras de san Pedro y san Pablo de cuerpo entero.

Celdas y Pasillos

El claustro alto tiene un pasillo interior o corredor de invierno abovedado, que se adorna con pintura en las bóvedas y una cenefa de escudos con símbolos cristianos y alegorías agustinas.

Las celdas son recintos donde se percibe una especial serenidad. Integrado a la ventana se construyó un asiento de mampostería. En todas las celdas hay cenefas decorativas. Las letrinas están ubicadas en el ángulo sureste del claustro alto, además de su interesante solución arquitectónica, en sus muros se observan graffiti de la época colonial.

Loggia

Una parte de la huerta original ha quedado unida al convento. En la parte oriente de la huerta se construyó un pasillo con arcos que miran a los actuales jardines. Este pasillo o loggia, se utilizaba con fines recreativos, para que los frailes caminaran y meditaran en un ambiente apacible.

Capilla abierta de Tlahuelilpan, Hidalgo

Conjunto franciscano levantado entre 1560 y 1570. La fachada del templo es plateresca, con arco y jambas rodeados por un alfiz y decorado con flores estilizadas de influencia medieval.

El interior del templo conserva una atractiva puerta labrada en el bautisterio.

La capilla abierta es plateresca con aire mudéjar y tiene en su arco un grupo de medallones labrados rodeados por un alfiz. El claustro tiene las arquerías talladas en piedra con motivos labrados y fustes lisos, estriados y en espiral.

Capilla abierta de Tlalmanalco, Edo. de México

El antiguo templo de San Pedro y San Pablo llama la atención por su notable capilla abierta de siete naves y por la enorme cruz del atrio que ostenta los símbolos de la Pasión tallados en piedra.

Capilla abierta de Teposcolula, Oaxaca

La Capilla Abierta del siglo XVI, es una de las obras más importantes de América. Esto se debe a su diseño y dimensiones, su estilo es una mezcla del Renacimiento y reminiscencias del gótico, las cuales las podemos reconocer en el trazo de la bóveda central nervada que parte de un hexágono de casquete esférico.
La Capilla tiene una planta rectangular de aproximadamente 12 metros de ancho por 42 de largo y se abre al frente por un gran arco central de medio punto y dos arcos rebajados a cada lado.

Su planta está dividida por dos naves paralelas techadas por vigas de madera y la nave posterior tiene dos mezanines apoyados en arcos más bajos en los que se descarga un muro que llegas hasta la zona cubierta, en estos mezanines estaba ubicada el área de coros, una parte para los músicos y la otra para los cantores.

Además contaba con dos ventanas para iluminar las zonas correspondientes a los coros o tribunas.

La parte central del muro posterior a la capilla estuvo adornado con un retablo obra de los artistas Simón Pereins y Andrés de la Concha; aún se pueden apreciar los huecos de los que estaba sujeta la armadura.

En el lado derecho del altar hay una puerta de elegante diseño, por ésta se accede a una escalera que conduce a los coros de la Capilla Abierta y el Templo.

En la parte de enfrente hay dos grandes botareles que se apoyan en unas bases sólidas, la parte exterior del muro posterior de la capilla está reforzado por dos contrafuertes simétricos, la cara exterior del muro norte tiene tres contrafuertes.
El constructor de de Teposcolula debió ser un gran alarife ya que empleo todo su ingenio en la búsqueda de soluciones sencillas; trató a la columna como elemento principal del sustento de las cargas y las utilizó como miembro fundamental del sistema constructivo, acentúo la verticalidad de las columnas por medio de canales; formó los capiteles y las bases con grandes anillos y es en estos elementos donde reside la genialidad del diseño, los cuales no pertenecen a ningún orden clásico.

Las etnias en Oaxaca fueron evangelizadas por la orden de Santo Domingo de Guzmán y uno de los recursos didácticos de los frailes en su proceso misional fue el teatro.
El teatro de evangelización se presentaba en los atrios, frente a las capillas abiertas, donde pudiera ser observado por mayor número de gente. Capilla abierta de Teposcolula.

Capilla Real de Cholula, Puebla

Capillas abiertas de numerosas naves, que recordaban por su estructura a las mezquitas musulmanas.


Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario