sábado, 6 de marzo de 2010

Arquitectura de alta tecnología con rasgos orgánicos: Casa de la Cultura y las Artes Rey Abdullah II, Zaha Hadid

Arquitectura de alta tecnología con rasgos orgánicos: Casa de la Cultura y las Artes Rey Abdullah II, Zaha Hadid

Inspirada en las cualidades del paisaje y Arquitectura de la milenaria ciudad de Petra, la Casa de la Cultura y las Artes Rey Abdullah II, diseñada por la arquitecta inglesa de origen iraquí, Zaha Hadid, se basa en una serie de trazos horizontales o -capas topográficas- que articulan los diferentes espacios públicos que conforman el centro de artes escénicas, generando un espacio continuo y en constante movimiento. La relación con el paisaje no sólo está presente como un artefacto formal sino que además es un aspecto que determina las posibilidades materiales con las cuales trabajar.

Desde las primeras obras que realizara la arquitecta inglesa de origen iraquí, Zaha Hadid, ha sido evidente su interés en la exploración y desarrollo de nuevas formas arquitectónicas. Su disposición a trabajar metafóricamente y su brillantez en la representación, han facilitado su exploración creativa de la forma, el espacio, la luz y el movimiento.

Su dominio de los principios de la geometría espacial, además de haber hecho posible la realización de sus proyectos, ha permitido que su trabajo evolucione y progrese, si bien, de manera lúdica, también con una notable precisión: cada rasgo de su arquitectura tiene un sentido, nada en ella es ornamento, a pesar de la complejidad de sus formas.

Independientemente del hecho constructivo en el que se aprecia una clara libertad formal, e incluso abarrocamiento, en la obra de Zaha Hadid subyace el pensamiento de las vanguardias arquitectónicas del siglo XX. Con las más innovadoras herramientas, materiales y sistemas constructivos a la mano, ha hecho posibles estructuras dinámicas, de máxima ligereza, de líneas oblicuas y elípticas que revelan soluciones que, aunque escapan a lo eminentemente funcional, exaltan los valores más aclamados por los modernos: las nuevas formas, la velocidad, el movimiento y sobre todo el uso de las nuevas tecnologías.

Es innegable que la imagen de la arquitectura de Zaha Hadid representa la era de la alta tecnología, del ciberespacio, de la inteligencia artificial, sin embargo, sobre todo desde hace un par de años, poco a poco sus proyectos han ido desplazando las agudas geometrías hacia rasgos mucho más orgánicos, como en el caso del Centro de Ciencia Phaeno, el Pabellón para la exposición de Zaragoza, el Museo Móvil para la casa de modas Chanel y más recientemente el proyecto para la Casa de la Cultura y las Artes Rey Abdullah II, que es quizá, el que propone una aproximación mucho más estrecha con las formas naturales.

Para la Casa de la Cultura y las Artes Rey Abdullah II Hadid y su socio Patrik Schumacher proponen una volumetría y soluciones arquitectónicas inspiradas totalmente en las cualidades del paisaje y arquitectura de la milenaria ciudad de Petra 1, Jordania: masas rocosas de color rosado, conformadas por diferentes capas topográficas o anillos fluviales y edificaciones esculpidas sobre los enormes bloques pétreos.

La idea de -erosión fluvial- es el concepto a partir del cual se ha determinado la solución arquitectónica del edificio, que a partir de una serie de trazos horizontales o -capas topográficas- articula los diferentes espacios públicos que conforman el centro de artes escénicas, generando un espacio continuo y en constante movimiento, como se percibe en los principales monumentos que conforman la ciudad. La relación con el paisaje no sólo está presente como un artefacto formal sino que además es un aspecto que determina las posibilidades materiales con las cuales trabajar.

En este edificio, las sinuosas líneas que caracterizan la mayor parte de la obra de Hadid son un rasgo con el que se establece la transición entre el afuera y el adentro, estas líneas establecen diversas relaciones que vinculan con la plaza de acceso, con el interior a partir de una gradación representada por los cambios de transparencia y por las posibilidades de acceso de cada espacio. Aspectos como la continuidad en el uso de los materiales, las transparencias y las diferentes circulaciones dan como resultado un conjunto que permite el diálogo pleno entre el proyecto, los monumentos arquitectónicos de la ciudad y la naturaleza.

El proyecto para la Casa de la Cultura y las Artes Rey Abdullah II está siendo promovido por el Ayuntamiento del Gran Ammán y tiene pensado empezar a construirse en el año 2011.


Por arq.com.mx

1 comentario:

  1. Esta nota es una copia del artículo que publicamos en nuestra página: http://noticias.arq.com.mx/Detalles/10630.html

    No tenemos ningún problema en que lo hagan siempre que pongan un link activo y funcional a nuestra página.

    Gracias

    ResponderEliminar