viernes, 29 de enero de 2010

Trazo y Excavación

Trazo y Excavación

Una vez realizada la limpieza del terreno se marcan los trazos necesarios para hacer las excavaciones en el lugar debido, de acuerdo con los planos aprobados.

Uno de los métodos es mediante el empleo de crucetas y reventones que sirven de guías para, posteriormente, marcar las proyecciones de estos sobre el suelo, valiéndose de una mezcla de lechada pobre de cal. se emplea para excavaciones que no tengan gran complicación; en el caso de excavaciones delicadas que a juicio del supervisor el método anterior sea insatisfactorio e insuficiente, se usaran aparatos y sistemas topográficos con los cuales se dejara mojoneras fijas y bancos de nivel que servirá como referencias.

Para hacer el trazado de la obra se toma como referencia alguno de los muros de las construcciones vecinas en casos de que las haya. Si no hay construcciones junto, es necesario delimitar de forma precisa el terreno y tomar como referencia para el trabajo una de las líneas de colindancia, clavando dos estacas en sus extremos y tendiendo un hilo entre ellas, que no debe moverse en tanto se hace el trazado.

Una vez hecho esto, tómese como base esta colindancia, marcando sobre ellas los puntos en los que se van a encontrar los muros perpendiculares a esta.

Cuando estos puntos se han medido en forma precisa a partir del alineamiento y se han marcado con lápiz sobre el hilo de la colindancia o sobre el muro de la construcción vecina, se colocan hilos perpendiculares en cada uno de estos puntos, mediante el auxilio de una escuadra de madera. Sobre cada una de estas líneas deben tenderse nuevos hilos sostenidos por estacas.


NIVELACION

Para pasar niveles en obras de pequeña puede emplearse un nivel sencillo, hecho a base de una manguera transparente llena siempre de agua, cuidando que no existan burbujas y tomando como base el principio de vasos comunicantes.

Para obra de mayor importancia es conveniente usar niveles topográficos o teodolitos.
Las nivelaciones deben checarse como mínimo cada 10 días mientras dure el proceso de excavación, cimentación y construcción de planta baja, quincenalmente hasta finalizar la construcción y trimestralmente una vez terminada la construcción hasta un periodo de dos a cinco años, según lo indique el supervisor. Estas recomendaciones son indispensables, principalmente para terrenos flojos, blandos o con problemas de aguas freáticas como en la Ciudad de México.

Las excavaciones se pagan por metro cubico, dependiendo el precio de la dificultad que presente el terreno para ser atacado y del medio utilizado para su ejecución, debiendo quedar finalmente bien niveladas y sin escombro.
En todos los casos para ejecutar una excavación es indispensable conocer la dureza del material a fin de definir el medio de ataque del mismo. De acuerdo con lo anterior se hace la siguiente clasificación:

1.- terrenos sueltos, compuestos por material fácilmente atacable por medio de la pala y poco uso del pico. (abundamiento 20%).

2.- terrenos compuestos por materiales como : arcilla compacta, arena , grava o tepetate; atacables con y uso de pico y pala (abundamiento 10%).

3.- terrenos compuestos por materiales como roca suelta, conglomerados, tepetate duro, arenisca, bloleo consolidado con material tepetatoso tambien muy duro y materiales semicompactos en los cuales la excavacion pueda ejecutarse con el empleo de la pala, pico, cuña, cinceles y marros (abundancia 30%).

4. terrenos compuestos por roca fija en donde es indispensable el uso de explosivos y medios mecanicos hidraulicos (Buldózer con arado hidraulico). Los explosivos generalmente usados son la polvora negra y la dinamita en sus diferentes variedades.

Un aspecto muy importante que debe tomarse en cuenta para la ejecución de excavaciones, principalmente en épocas lluviosas, es conocer la permeabilidad y el grado de humedad que presente el terreno en el momento mismo de hacer la excavación.

Existen fundamentalmente tres tipos de terreno: secos, húmedos y mojados. En los dos últimos casos y para lugares muy lluviosos, es recomendable prever de antemano trabajos de bombeo de aguas freáticas.
Por la forma de ataque las excavaciones pueden ser hechas a mano (pala, pala y pico, azadón, explosivos, etc.), o con medios mecánicos (pala mecánica, draga, zanjadotas, etc.).

El contratista de albañilería trazara los ejes de los cimientos, de acuerdo con los planos constructivos; la amplitud de aquellos, así como su profundidad, estarán indicados precisamente en los planos antes mencionados.

Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario