martes, 5 de enero de 2010

Arte y Arquitectura Hindú

Arte y Arquitectura Hindu

ARTE Y ARQUITECTURA HINDÚ


Arte y arquitectura del subcontinente indio desde el III milenio a.C. hasta nuestros días. Se caracteriza por un gran sentido del dibujo, patente tanto en sus formas modernas como en las tradicionales. La cultura india suele manifestar la voluptuosidad con una libertad de expresión poco habitual en Occidente.

El arte de la India debe ser comprendido y juzgado en el contexto de las pretensiones y necesidades ideológicas, estéticas y rituales de su civilización. Estas pretensiones tomaron forma ya en el siglo I a.C. y han hecho gala de una notable tenacidad a lo largo de los siglos. La visión hindú-budista-jainí del mundo depende de la resolución de la paradoja central de toda existencia, según la cual el cambio y la perfección, el tiempo y la eternidad, la inmanencia y la trascendencia funcionan como partes de un único proceso. En esta situación no se puede separar a la creación del creador, y el tiempo debe ser entendido sólo como una matriz de la eternidad. Este concepto, aplicado al arte, divide el universo de la experiencia estética en tres elementos distintos, aunque relacionados entre sí: los sentidos, las emociones y el espíritu. Estos elementos dictan las normas para la arquitectura, como un instrumento para cerrar y transformar el espacio, y para la escultura, en su volumen, plasticidad, modelado, composición y valores estéticos. En lugar de representar la dicotomía entre la carne y el espíritu, el arte indio, por medio de una sensualidad y voluptuosidad deliberadas, funde ambas a través de un complejo simbolismo que, por ejemplo, trata de transformar la carnosidad de un cuerpo femenino en un misterio perenne de sexo y creatividad, en el cual la momentánea esposa se revela como la madre eterna.

El artista indio utiliza de forma acertada algunos motivos, como la figura femenina, el árbol, el agua, el león y el elefante, en una composición determinada; aunque el resultado sea a veces inquietante en lo relativo a los conceptos, en lo que se refiere a la vitalidad sensual, el sentido de lo terrenal, la energía muscular y el movimiento rítmico permanecen inconfundibles. Todos los elementos que conforman la pintura india, como la forma del templo, los contornos de los cuerpos de los dioses hindúes, la luz, la sombra, la composición y el volumen están encaminados a glorificar el misterio que resuelve el conflicto entre la vida y la muerte, entre el tiempo y la eternidad.
El arte indio manifestado en la arquitectura, la escultura, la pintura, la joyería, la cerámica, la metalistería y los tejidos se extendió por todo Oriente con la difusión del budismo y del hinduismo y ejerció una gran influencia sobre el arte de China, Japón, Myanmar, Tailandia, Camboya y Java. Estas dos religiones, con sus ramificaciones, predominaron en la India hasta que el islam cobró fuerza entre los siglos XIII y XVIII. La religión musulmana prohíbe la representación de la figura humana en los contextos religiosos, por lo que la decoración pasó a representar motivos geométricos.

MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS

 Pintura.
 Escultura.
 Cerámica. Generalmente vasijas y utensilios cotidianos.
 Joyería. Bronce y oro

CARACTERÍSTICAS DEL ARTE HINDÚ

Un gran sentido del dibujo
Libertad de expresión poco habitual en Occidente.
Se basa en las necesidades ideológicas, estéticas y rituales de su civilización
Sensualidad y voluptuosidad deliberadas
Conflicto entre la vida y la muerte, entre el tiempo y la eternidad.

Temas de Inspiración Artística

La religión.
Figura femenina.
El árbol.
El agua.
Los animales. (Generalmente, León y Elefante)

Pintura
Mucho colorido,
Pinturas rupestres. Las hacían en las paredes de las cuevas (prehistoria)
Pintura hindú. Temas de la religión.

Escultura
Uso de la figura femenina, animales, etc.
Materiales: piedra, bronce, oro
Representación: Temas sociales y religiosos
Muy detalladas
Ornamentación

Joyería

ARQUITECTURA HINDÚ

La primera muestra de arquitectura india fue la construcción de edificios de ladrillo, al tiempo que se levantaban estructuras de madera. Estas últimas fueron desapareciendo a lo largo de los siglos, pero fueron imitadas por construcciones de piedra que aún siguen en pie.
Los monumentos más antiguos de la India a los cuales tan remota fecha señalaba el filosofismo del siglo XVIII

pretendiendo hallar en la misma un argumento contra la Biblia cristiana, resultan ahora, según testimonios más actuales ser obra de una época reciente comparados con los de Caldea y Egipto y se atribuyen como mucho al siglo V antes de nuestra era. Hubo, sin duda, en aquellas regiones edificios de fechas más antiguas pero aquéllos construidos de madera y adobe, desaparecieron sin apenas dejar rastro de su existencia.
No es posible ordenar de forma rigurosa por orden cronológico los monumentos indios ni es fácil tampoco reducirlos a tipos uniformes si no es considerándolos en sus líneas más destacadas. La mayoría de los monumentos conocidos son religiosos correspondientes a las religiones bramánicas y budistas allí dominantes. No se conocen palacios antiguos en la arquitectura india, pues los de fecha más antigua datan del siglo XV habiéndose construido los anteriores con material de baja calidad y los que se hallan de arte indio (que no son de arte musulmán) son muy escasos. Lo mismo ocurre con las tumbas o monumentos funerarios que no son religiosos.
Los tipos más comunes de arquitectura india son:

TIPOLOGIA ARQUITECTÓNICA HINDÚ

 El templo subterráneo junto con el monolítico
 La stupa o tope junto con la vihara
 La pagoda al aire libre
 La gopura
 Las puertas y columnas conmemorativas


TEMPLOS SUBTERRÁNEOS

Los templos subterráneos son grutas artificiales (o naturales, pero labradas) dispuestas con techos generalmente planos y con gruesas columnas, extrañamente molduradas, que en su estructura general recuerdan las construcciones de ensamblaje o de madera las cuales debieron ser las primitivas de la India. Análogas a estos santuarios indios y del mismo tipo de arte son las construcciones monolíticas, templos excavados y tallados en una roca al aire libre que también se decoran con multitud de relieves mitológicos por dentro y fuera de los mismos: su tipo es el templo llamado Kailasa, en Ellora, que mide 84 metros de largo por 48 de ancho y 32 de altura y que data según los investigadores del siglo VIII de nuestra era.
Stupas

STUPA

La stupa (voz del idioma sánscrito que significa tumba o túmulo) es un edificio circular, terminado en forma semiesférica y destinado a guardar reliquias de Buda o de un santón indio. Se construían en ladrillo y piedra y solía situarse sobre plataformas circulares, accesibles por dos rampas y se rodeaba de columnas o de una empalizada. Cerca de estos edificios se levantaban capillas para los anacoretas contemplativos, que debían ser como los custodios de la stupa y con el tiempo se fueron aumentando estas capillas, se decoraron con estatuas de Buda y se unieron entre sí llegando a formar auténticos conventos o viharas. En estas viharas, de formas variables se advierte el inequívoco influjo griego, hasta el punto de constituir muchas de ellas un arte especial que hoy se denomina indo-helénico y que es dominante en las regiones de Cachemira y Gandara y que pervivió hasta el siglo V de nuestra era.

PAGODAS

Se llaman pagodas a los templos indios fabricados con materiales de piedra y en forma escalonada, la cual resulta de la superposición de varios cuerpos en magnitud decreciente ya sean rectangulares, circulares u oblongos. Llevan exteriormente infinidad de nichos, con estatuas o ídolos y coronan los pisos diferentes cúpulas o remates. Una multitud de pórticos, formados por numerosas columnas con sus arquitrabes o arcos, sostienen el edificio por la parte baja e interior y en el centro de todo el conjunto se halla el santuario con el ídolo principal de la pagoda. Por lo general, en tales elementos arquitectónicos existe gran diferencia de proporciones y asimetría y en el número de cada grupo se atiende sobre todo, al simbolismo según la mitología y la filosofía brahmánicas. Así, por ejemplo se puede dar que el santuario interior de una pagoda esté sostenido por dieciocho pilastras en memoria de los dieciocho poemas sagrados o Puranas, que su techo esté formado por sesentaycuatro vigas en recuerdo de los sesentaycuatro oficios bramánicos, que lo adornen nueve globos de oro significando las nueve encarnaciones de la divinidad y que el pórtico del santuario esté soportado por cinco pilares simbolizando los cinco elementos de la tierra.

GOPURAS

Las gopuras son entradas monumentales al recinto de la pagoda o del templo subterráneo, las cuales constan de una puerta coronada por una compleja torre, escalonada al modo de la pagoda. Hay también puertas monumentales cuadradas y columnas sueltas todas ellas llenas de esculturas mitológicas que tienen por objeto la conmemoración de algún hecho importante.
Desde el siglo X, empezó a fusionarse el arte indio con el arte árabe constituyendo un nuevo género. Pero no por ello dejaron de construirse pagodas de tipo exclusivamente indio el cual con más o menos alteraciones ha permanecido hasta nuestros días. La conquista arábiga de la India no culminó hasta el siglo XVI y por lo general fue tolerante con el culto local.
Juzgando el arte indio en arquitectura, debe afirmarse que no es difícil descubrir en él visibles reminiscencias del arte egipcio, asirio y persa, ni le faltan ingerencias del arte griego, sobre todo, en los monumentos budistas. Sus edificios carecen de esbeltez, son pesados y están recargados en exceso de esculturas, sin ofrecer verdadera unidad o sencillez arquitectónica y, en fin, se hallan informados por un enorme simbolismo.

ESTILOS ARQUITECTONICOS HINDÚ.

Estilos primitivo hindú y primitivo budista

Los restos arquitectónicos más antiguos de la India son los edificios de ladrillo quemado encontrados en las ciudades de Mohenjo-Daro y Harappa (actual Pakistán), que datan de c. 2500-1750 a.C. El subsiguiente periodo védico, que antecede al comienzo de los estilos históricos, está representado por los túmulos funerarios de Lauriya Nandangarh, en el estado de Bihar, y por las tumbas excavadas en la roca de Malabar, estado de Kerala.

La época clásica primitiva comenzó hacia el año 250 a.C. durante el reinado del monarca Asoka (273-232 a.C.), quien prestó al budismo el patrocinio imperial y, en consecuencia, la mayoría de los monumentos que se construían en la época estaban relacionados con esta religión. La construcción budista característica es la stupa, o templete para reliquias en honor de Buda. Su forma más corriente es semiesférica, dispuesta sobre uno o varios pisos de basamento circulares o cuadros. La stupa es una construcción absolutamente maciza, recubierta de piedra. En la cima de la cúpula se encuentra una superestructura rectangular a modo de balaustrada (harika), que tiene encima una columna o mástil que sostiene de tres a nueve parasoles. En torno al recinto de la stupa se alza una balaustrada de piedra (vedika), con portales (toranas) en cada uno de los puntos cardinales.

Las reliquias, que se depositaban en un relicario, se guardan en el interior de la stupa, donde también se depositaban ofrendas de oro, joyas y monedas. El mejor ejemplo de estas estructuras destinadas a presentar a Buda como el eje y señor del mundo es la de Sanchi, que fue comenzada por el emperador Asoka y ampliada en épocas posteriores.

Otro tipo de monumento búdico son los chaitya o templos rupestres. La construcción de esas salas de culto se extiende entre el siglo III a.C. y el siglo I d.C. El término chaitya designaba en un principio todo lugar sagrado o de culto. Pero posteriormente se llamó así a los santuarios budistas, excavados en las paredes de la roca en colinas solitarias dedicadas a tal uso. En los detalles arquitectónicos, como capiteles y molduras, se aprecia la influencia de los estilos procedentes de Oriente y de Grecia. En el estado de Mahārāshtra hay numerosos ejemplos, como el de Karli (principios del siglo II), con su fachada primorosamente esculpida y la nave formada por un túnel abovedado, y varios templos y monasterios en Ajanta y Ellora.

Estilo Jaini e Hindú

A partir del siglo V se produjo el ocaso del budismo con el auge del hinduismo y el jainismo. Los estilos inherentes a estas dos religiones se mezclaron para dar lugar a los elaborados motivos que constituyen el distintivo de la arquitectura india y que aparecen tallados repetidamente formando cenefas. Los jainíes solían hacer construcciones gigantescas coronadas por cúpulas puntiagudas construidas a base de ménsulas de piedra escalonadas. Han aparecido restos diseminados en lo alto de colinas muy separadas unas de otras en tres estados, en la colina de Parasnath, en Bihar, en el monte Abu, en Rājasthān, y en Satrunjaya, en Gujarāt. En las colinas se congregaban numerosos templos pequeños, siendo uno de los grupos más antiguos el del monte Abu. Entre las torres conmemorativas del estilo jainí destaca la Jaya Stambha, o torre de la Victoria, de nueve pisos, ricamente ornamentada.

El estilo hindú está estrechamente relacionado con el jainí. Se divide en tres categorías generales: el septentrional, que abarca desde el año 600 hasta la actualidad; el central, desde el 1000 hasta el 1300; y el meridional, o dravidiano, desde 1350 hasta 1750. En los tres periodos el estilo está marcado por el exceso de ornamentación y por los tejados piramidales. Las cúpulas en espiral se terminan en delicados florones. Otros rasgos que caracterizan este estilo arquitectónico son las complicadas gopuras, o puertas de gran tamaño, y los choultries, o salones ceremoniales. Cabe destacar los templos del sur, en Belur y en Halebid, Tiruvarur, Thanjavur y Ramesvaram en el estado de Tamil Nadu; los del norte, en Benarés de Uttar Pradesh y el templo del Sol en Konarak, en el estado de Orissa.

Estilo indo-islámico

La arquitectura islámica de la India abarca desde el siglo XIII hasta nuestros días. Llegó de la mano de los primeros conquistadores musulmanes y pronto perdió su pureza original incorporando elementos de la arquitectura autóctona, como los patios rodeados de columnas, los balcones sujetos por ménsulas y, sobre todo, la decoración. El islam, por su parte, aportó la cúpula, los motivos geométricos, los mosaicos y los minaretes. A pesar de las diferencias conceptuales fundamentales, ambos estilos arquitectónicas se fundieron de forma armónica y dieron lugar a nuevos estilos regionales.

El estilo indo-islámico se suele dividir en tres fases: el pathan, el provincial y el mogol. Como ejemplo de construcciones del pathan primitivo cabe destacar las de piedra de Ahmadābād, en el estado de Gujarāt, y las de ladrillo en Gaur, en el estado de Bengala Occidental. Estas estructuras se acercan mucho a los modelos hindúes, pero son más simples y no hay estatuas de figuras humanas. La cúpula, el arco y el minarete son características constantes de este estilo, al que pertenece el famoso mausoleo de Gol Gunbad (1660), en Bijapur, estado de Mysore, cubo perfecto sobre el que se alza una cúpula que tiene un diámetro de 43 m, casi como el de la basílica de San Pedro de Roma. Destaca también la torre de cinco pisos, de piedra y mármol, llamada el Qutb-Minar (siglo XII), de Delhi.

El estilo provincial reflejaba la permanente rebelión de las provincias contra el estilo imperial de Delhi. El mejor ejemplo de esta fase se encuentran en Gujarāt, donde, durante casi dos siglos, las sucesivas dinastías erigieron monumentos de diferentes estilos, hasta 1572, fecha en que el emperador Akbar conquistó por fin la región. Las construcciones más notables de esa etapa se encuentran en la capital, Ahmadābād, destacando la mezquita de Jama Masjid (1423), única en la India, de inspiración musulmana pero puramente hindú en cuanto a la disposición de las tres naves, las casi 300 columnas y a la decoración.

La fase mogol del estilo indo-islámico, entre los siglos XVI y XVIII, fomentó el uso de materiales lujosos, como el mármol. El ejemplo culminante de este estilo es el mausoleo del Taj Mahal, en Āgra. Está coronado por una cúpula y realizado en mármol blanco con incrustaciones de piedras preciosas y fue construido entre 1632 y 1643 por el emperador mogol Sha Jahan para albergar los restos de su amada esposa. Se levanta sobre una plataforma adornada por cuatro esbeltos minaretes y se refleja en un estanque poco profundo. A este estilo pertenecen también la mezquita de la Perla, en Āgra, estado de Uttar Pradesh, las fortalezas de los palacios de Āgra y Delhi y las grandes mezquitas de Delhi y de Lahore (actual Pakistán).

Estilos Modernos

A partir del siglo XVIII, la construcción de grandes edificios en la India ha mantenido las formas indígenas históricas o bien se ha regido por los modelos europeos introducidos por los británicos. Entre los edificios públicos, fábricas, hoteles y edificios de viviendas hay numerosas muestras de los estilos occidentales de los siglos XVIII, XIX y XX. El ejemplo más notable de arquitectura moderna lo constituye la ciudad de Chandīgarh, capital conjunta de Haryāna y Punjab, diseñada por el arquitecto francés de origen suizo Le Corbusier en colaboración con arquitectos indios. El trazado general de la ciudad quedó terminado a principios de la década de 1960 y el conjunto arquitectónico presenta características notables, de las que destacan: la estructura abovedada, rematada por un tejado de hormigón en forma de paraguas, que constituye el palacio de Justicia; la disposición de cubos de hormigón rematados por una sombrilla del mismo material, que es el palacio del Gobernador, y el uso de salientes, huecos, torres de escaleras y otros elementos de contraste para romper la monotonía de las largas fachadas del edificio de las oficinas, que miden 244 metros. La moderna arquitectura india ha incorporado los estilos occidentales adaptándolos a las tradiciones y necesidades locales, como ha ocurrido en la estación de ferrocarril de Alwar, en el estado de Rājasthān.

MONUMENTOS DE LA INDIA

El Taj Majal

La arquitectura islámica, en su forma más pura, está ejemplificada por el incomparable Taj Majal, construido por el Emperador mogol Shahjahan (el Sha Jahan) como mausoleo para su esposa, Mumtaz Mahal (la elegida del palacio).Los trabajos en este monumento comenzaron en 1634 y continuaron por cerca de 22 años.
Situado en la ciudad de Agra, a orillas del río Yamuna, el Taj está enmarcado por fuentes y árboles ornamentales. El complejo amurallado incluye dos mezquitas y una entrada imponente. La tumba está cubierta de mármol blanco decorado con perfectas esculturas e incrustaciones de diseños florales y caligráficos cortados de gemas preciosas.

Debajo de la cúpula, en una recámara poco iluminada, yacen los restos mortales del Sha Jahan y su amada reina Mumtaz Mahal, recordando al mundo su inmortal amor.
La argentina luz de la luna llena resplandece sobre la blanca y fría cúpula del Taj Mahal, brillando suavemente en el aire nocturno. La extrema magnificencia y belleza del Taj puede ser totalmente apreciada en la sutil luz de la luna. Sin embargo, la luminosidad del amanecer y el reflejo dorado de la puesta del sol también iluminan el esplendor del más bello monumento de la India. Aun en la resplandeciente luz del día, esta maravilla del mundo brilla con encanto reverencial.
Sin dudas, el Taj Mahal se encuentra entre los edificios más perfectos del mundo, perfectamente proporcionado, completamente construido de mármol. Construido como tributo a la memoria de la amada esposa del Sha Jahan, en realidad es su regalo a toda la raza humana.

Qutb Minar

Una elevada torre de la vendimia musulmana temprana, el Qutb Minar atrae muchos visitantes de todas partes del mundo. Impresionantemente ornamentado, su construcción comenzó en el siglo XII y terminó en el siglo XIII.
Una bella caligrafía adorna los edificios adyacentes. El Minar se alza sobre los 230 pies y puede ascenderse por una escalera circular para lograr una vista sobrecogedora. El monumento tiene forma de huso, partiendo de una base de 15 metros de diámetro hasta una cúspide de 2.5 metros de diámetro. La torre tiene cinco pisos diferentes, cada uno señalado por un balcón sobresaliente.

Los primeros tres pisos están hechos de piedra arenisca roja, el cuarto y el quinto de mármol y piedra arenisca. El Qutb Minar está cubierto de tallas intrincadas y versos del Corán grabados profundamente. Los trabajos en el minar fueron comenzados por Qutb-ud-din Aibak en 1199, en celebración del advenimiento del dominio musulmán en Delhi, pero la construcción fue terminada por sus sucesores.

Para Qutb-ud-din, la torre señalaba el extremo occidental de la fe islámica, arrojando la sombra de Dios sobre el occidente y el oriente. También era un minarete desde el cual el almuecín llamaba a los devotos a orar.
Hoy, esta impresionante torre ornamental presenta una ligera inclinación, pero por lo demás, permanece extraordinariamente bien conservada a través de los siglos.

El Templo de la Costa

Los templos de la costa en Mahabalipuram, una villa costera a 50 km. al sur de Madras, fueron construidos en el siglo VII, durante el reinado de Rajasimha, y representan el florecimiento final del arte Pallava. Estos templos se encuentran refrescantemente separados, a diferencia de la posterior y grandiosa arquitectura Dravidiana y sobresalen sobre las olas, detrás de un protector rompeolas.
El templo con su maravillosa cúpula poligonal guarda a los Señores Vishnu y Siva. Estos bellos templos, asolados por el viento y el mar, hace unos años fueron declarados Patrimonio de la Humanidad y probablemente se encuentran entre los monumentos más fotografiados de la India.

El Fuerte Rojo

El mayor de los monumentos de la Vieja Delhi es el Lal Quila o Fuerte Rojo, cuyas gruesas paredes de arena roja, abultadas con torrecillas y bastiones, han soportado las extravagancias del tiempo y la naturaleza. El Lal Quila se alza por encima de un foso seco y ancho en la esquina nordeste de la ciudad original de Shahjahanabad. Sus murallas se extienden a lo largo de dos kilómetros y varían en altura desde 18 metros en el lado del río hasta 33 metros al lado de la ciudad.

El Emperador mogol Sha Jahan comenzó la construcción del sólido fuerte en 1638 y el trabajo fue terminado en 1648. El fuerte contiene todos los atavíos del centro del gobierno mogol: salones de audiencias públicas y privadas, palacios de mármol con cúpulas y arcos, suntuosos apartamentos privados, una mezquita y jardines con diseños elaborados. Aun hoy, el fuerte permanece como un testimonio impresionante de la grandiosidad mogol, a pesar de haber sido atacado por el Emperador Persa Nadir Shah en 1739 y por los soldados británicos durante la guerra de Independencia en 1857. La entrada al fuerte es a través de la imponente Puerta Lahore (Lahore Gate), la que toma su nombre a partir del hecho de que ésta está frente a Lahore, actualmente en Pakistán. Esta entrada tiene un significado especial para la India desde la primera guerra de independencia, importantes discursos han sido pronunciados aquí por luchadores por la libertad y líderes nacionales de la India.
La entrada principal se abre hacia la Chatta Chowk, una calle cubierta flanqueada por celdas arqueadas que solía alojar a los más talentosos joyeros, productores de alfombras, tejedores y orfebres de Delhi. Esta arcada también se conocía como el Bazar Meena, centro de compras para las señoras de la corte. Justo después de la Chatta Chowk, se encuentra el corazón del Fuerte llamado Naubat Khana o la Casa del Tambor. Los músicos solían tocar para el emperador desde el Naubat Khana y se anunciaba la llegada de príncipes y miembros de la realeza.
El fuerte también aloja el Diwan-i-Am o Salón de Audiencias Públicas donde el Emperador se sentaba y escuchaba las quejas de la gente común. Su alcoba en la muralla estaba recubierta con paneles de mármol y decorada con piedras preciosas, muchas de las cuales fueron saqueadas después del amotinamiento de 1857.

El Diwan-i-Khas es el salón de las audiencias privadas donde el Emperador sostenía reuniones privadas. Este salón está hecho de mármol y su pieza central solía ser el Trono del Pavo Real (Peacok Throne), que fue llevado a Irán por Nadir Shah en 1739. Hoy el Diwan-i-Khas es solamente una pálida sombra de su gloria original, aunque la famosa copla persa inscripta en su muralla nos hace recordar su antigua magnificencia: "Si en la Tierra existiera un Edén de felicidad, es este, es este, ninguno sino este".

Las otras atracciones dentro de este monumento son los Baños Reales (Royal Baths) o hammams; el Shahi Burj, que solía ser el área de trabajo privada de Shahjahan y el Moti Masjid o la Mezquita Perlada, construida por Aurangzeb para su uso personal. El Rang Mahal o "Palacio de los Colores" albergaba a las esposas y amantes del Emperador. Este palacio estaba coronado con torrecillas doradas, delicadamente pintadas y decoradas con un intrincado mosaico de espejos y techo cubierto con oro y plata que se reflejaba en una alberca central en el piso de mármol.
Aun hoy, el Lal Quila es un recordatorio elocuente de la gloria de la era Mogol y su magnificencia deja a muchos maravillados y sin aliento. Aun es un paraíso de paz que le ayuda a uno a romper con el frenético andar de la vida en el exterior de las murallas del fuerte y transporta al visitante a otra época del tiempo.

Jama Masjid

Situada en la antigua ciudad de la Vieja Delhi, la Jama o Jami Masjid (La gran mezquita), es la última extravagancia arquitectónica del Emperador Mogol Shah Jahan. Este monumento fue construido entre 1644 y 1658 por cinco mil artesanos. Originalmente llamada Masjid-i-Jahanuma o "mezquita de la visión dominante del mundo", esta magnífica estructura se levanta sobre la Bho Jhala, una de las dos colinas de la vieja ciudad capital mogol de Shahjajanabad. Al este, este monumento mira hacia el Lal Quila (Fuerte Rojo) y tiene tres entradas, cuatro torres y dos minaretes. Construida con bandas verticales alternadas de roca arenisca roja y mármol blanco, la Jama Masjid es la mayor y quizás la más significativa mezquita de la India.Amplios escalones llevan a las imponentes puertas del norte y el sur. La principal entrada del este, probablemente utilizada por los emperadores, permanece cerrada la mayoría de los días de la semana. El salón principal de oraciones en el lado oeste, afrontado por una serie de arcos de alta cúspide y coronado con cúpulas de mármol, aloja un nicho en una de sus paredes que alberga al orador líder. Los fieles utilizan este salón la mayoría de los días pero el viernes y otros días sagrados, el patio se encuentra lleno de devotos que ofrecen oraciones. Cerca de la entrada norte de la mezquita hay un armario que contiene una colección de reliquias de Mahoma - Ejemplares del Corán escrito sobre piel de ciervos, un cabello rojo de la barba del profeta, sus sandalias y su huella plantar plasmada en una losa de mármol.

El Fuerte Agra

Las altas murallas de piedra roja de este gran monumento se extienden por casi 2.5 kilómetros, dominando un meandro del río Yamuna, al noroeste del Taj Mahal. La fundación de esta majestuosa ciudadela fue llevada a cabo por el Emperador Akbar y se desarrolló como fortaleza del Imperio Mogol bajo sucesivas generaciones.

Los curvados bastiones de las inmensas murallas son interrumpidos por impresionantes puertas de las cuales ahora solamente se encuentra abierta al público la puerta de Amar Singh. La principal y mayor entrada era la Puerta de Delhi, que lleva al portal interior llamado el Hathi Pol o Puerta Elefante.

El elegante Diwan-i-Am o Salón de las Audiencias Públicas, hecho de rocas de arenisca roja, fue construido por Shahjahan en 1628. Tres filas de columnas de estuco blanco pulido coronadas por arcos pavoneados soportan el techo plano. Hoy, este Salón está privado de las decoraciones bordadas, alfombras de sedas y doseles de satín que aumentaban la elegancia de los decorados cuando el Emperador se sentaba con sus súbditos a escuchar sus quejas.
El Fuerte Agra alberga los Pabellones Reales, que fueron diseñados para atrapar la brisa fresca que sopla del río. Otras atracciones incluyen el Macchi Bhawan o el Palacio del Pez, el Hammam-i-Shahi o Baño Real, la Nagina Masjid o la Mezquita Gema y el Bazar Zenana Meena, donde las señoras de la corte revisaban las mercancías como sedas, joyas y brocados.

Al pasar la puerta Chitor, instalada en 1568, se encuentra el Diwan-i-Khas o Salón de las Audiencias Privadas. Aquí el Emperador recibía a los reyes, dignatarios y embajadores. Escondida tras la pared oeste del salón está la Mina Masjid o mezquita Celeste, donde Shahjahan oraba cuando estuvo prisionero de su hijo Aurangzeb en el fuerte.Una puerta trasera de la Diwan-i-Khas lleva al Mussaman Burj, un pabellón de dos pisos, desde donde Shahjahan le dio la última mirada al Taj Mahal antes de morir. Rodeada por una baranda, la elegante recámara tiene una balaustrada con reja de celosías con nichos ornamentales, exquisitas incrustaciones cubren casi toda la superficie y una chhatri (sombrilla) de mármol en la cúspide dan el toque final.

El Khas Mahal o Palacio Privado era utilizado por el Emperador como recámara para dormir y fue diseñado para la comodidad con cavidades en la habitación para aislarse del calor. El Mahal está flanqueado por dos pabellones dorados.

Otros palacios ornamentales dentro del Fuerte son el Sheesh Mahal (Palacio de los Espejos), el Shah Jahani Mahal (Palacio de Shahjahan), el Jahangiri Mahal (Palacio de Jahangiri) y el Akbari Mahal (Palacio de Akbari). Estos palacios son híbridos en diseño y algunos son distintivos del estilo Mogol, mientras otros, como el Jahangiri Mahal, son casi enteramente hindú en sus diseños interiores.

El Char Minar

El Char Minar, en Hyderabad, la ciudad capital del Estado de Andhra Pradesh, es un arco colosal construido por Mohammed Quli Qutab Shah en 1591 para conmemorar el final de la peste en la ciudad. El símbolo de la ciudad, el Char Minar, es un monumento cuadrado impresionante con cuatro minaretes.

El arco se ilumina todas las noches, de hecho, una vista inolvidable. La ciudad de Hyderabad, con su deliciosa mezcla de lo antiguo y lo moderno, le regala al observador un interesante horizonte de edificios modernos hombro con hombro con fascinantes edificios de 400 años de antigüedad.Se precia de algunos excelentes ejemplos de la arquitectura Qutab Shahi - la Jami Masjid, la Meca Masjid, el Toli Masjid y, por supuesto, el impresionante símbolo de Hyderabad, el Char Minar.

El Memorial Victoria

El edificio de mármol blanco en el extremo sur del Maidan de Calcuta continúa siendo el orgullo y la alegría de la ciudad. El Memorial Victoria ("MV"), con sus jardines formales y canales fue concebido por Lord Curzon para conmemorar al Imperio Británico en su cúspide. Otros monumentos coloniales dentro de la ciudad han sido borrados por el tiempo o han sido renombrados o demolidos. Pero la popularidad del "MV" parece durar por siempre.

El Memorial consiste de numerosas características híbridas: Tiene estatuas de estilo italiano sobre su entrada, cúpulas mogol en sus esquinas y elegantes filas de columnas abiertas a lo largo de sus costados. La edificación fue diseñada por Sir William Emerson y su construcción fue terminada en 1921. La principal atracción en el memorial es la solemne estatua de la Reina, que se encuentra flanqueada por dos albercas ornamentales. Hecha de mármol Makrana procedente de Jodhpur, el Memorial está techado por una cúpula con una pequeña estatua giratoria de bronce que simboliza la victoria.

Por iiarquitectos

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada