viernes, 22 de enero de 2010

Arquitectura, tecnología y experimentación.

Arquitectura, tecnología y experimentación.

El uso de la tecnología más avanzada ha sido necesaria para la creación de los espacios más importantes de la historia; así, la conciencia de la aplicación de las innovadoras herramientas puede ubicarse a partir de la modernidad. La arquitectura, debe de entenderse además de cómo un ejercicio creativo, como un ejercicio de búsqueda, inventiva social y sobre todo técnica.

Para limitar el espacio, los arquitectos requieren de elementos estructurales, que para su construcción implican, inevitablemente, la aplicación de algún tipo de tecnología.

Las más importantes edificaciones de la historia de la arquitectura han sido definidas por una estructura, que refleja la tecnología propia de su tiempo. Las Pirámides de Egipto, el Coliseo Romano, e San Pedro, la Catedral de Notredame, la Torre Eiffel, y cualquier otro paradigma arquitectónico son el resultado de la búsqueda creativa, aunada a la innovación tecnológica.

El uso de la tecnología más avanzada ha sido necesaria para la creación de los espacios más importantes de la historia, sin embargo, la conciencia de la aplicación de las innovadoras herramientas puede ubicarse a partir de la modernidad. Los Constructivistas, los futuristas y prácticamente todos las denominadas vanguardias del siglo XX celebraron la innovación y el potencial de la máquina, su arquitectura debía reflejar el potencial tecnológico de su tiempo.

Los arquitectos de hoy en día, no están exentos de esa condición, incluso, al igual que sucedía en el periodo moderno, la imagen de una arquitectura nueva depende en gran medida de la tecnología aplicada.

En la arquitectura, así, los cambios históricos se han derivado de la unión de las ideas, creatividad y tecnología. De la caverna a los grandes rascacielos; del descubrimiento de la perspectiva a el modelado digital; de los materiales tradicionales a los materiales sintéticos; el desafío de los arquitectos ha sido conjugar lo estético y lo tecnológico.

A lo largo de la historia, las innovaciones constructivas se han presentado como consecuencia de alguna necesidad: encontrar métodos más sencillos y rápidos de construir, resolver estructuras cada vez más seguras y ligeras; la creación de espacios más amplios y la estética. Todo cambio o descubrimiento constructivo ha impulsado, a su vez, el cambio de los mismos elementos ya evolucionados, es decir, toda innovación ha desencadena otra, que puede resultar más efectiva y que resuelve mejor las necesidades para la que fue creada, como ha sucedido con materiales como el concreto y el acero.

Los sistemas constructivos, materiales y herramientas tecnológicas han definido las formas arquitectónicas de todas las épocas. Actualmente existen novedosas tecnologías que igual como sucedía en la antigüedad, están moldeando definitivamente la concepción que tenemos sobre lo que es la arquitectura. Algunas de las más novedosas son conocidas como nanotecnologías que permitirán que en un futuro no muy lejano la arquitectura tome las formas más extravagantes.

Basados en las aportaciones que la ciencia y la industria, los arquitectos del nuevo milenio hacen uso de componentes tecnológicos que en el pasado, incluso no muy lejano, se relacionaba con las fábricas, refinerías, la industria naval y aeronáutica, e incluso con la arquitectura de corte futurista propuesta por el cine de ciencia ficción.

Las posibilidades visuales de la arquitectura contemporánea son mucho mayores, ya que cualquier tipo de material se puede aplicar a cualquier tipo de proyecto, a diferencia de otras épocas, en las que determinado tipo de materiales, se aplicaba a cierto tipo de proyectos, lo que nos conduce a un juego sensorial sorpresivo e inesperado derivado de la experimentación geométrica, cromática y textural que afirma de manera categórica el dominio del hombre sobre la naturaleza.

La arquitectura experimental, basada en la tecnología más avanzada y de estética futurista es la tendencia de la arquitectura del nuevo milenio. Lo anterior, podría interpretarse como un capricho, sin embargo, como lo confirma la historia, los arquitectos del nuevo milenio, al igual que los del barroco o de la modernidad definen la estética de sus obras con base en la experimentación con los sistemas constructivos, materiales y herramientas tecnológicas propias de su tiempo.


Por arq.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario